lunes, enero 29, 2018

Andabas por los Haitises?

Mientras un virus me mantenía en cama una buena parte del fin de semana, decidí revisitar los archivos de uno de mis viajes, en esta ocasión de una de las zonas que más disfruto por su diversidad, el Parque Nacional de Los Haitises. Fueron tantas las fotos de este viaje que encontré, que uno de mis habituales compañeros de viaje me preguntó si andaba por los Haitises (léase "Te fuiste a los Haitises y no me avisaste!"). Aquí una selección del viaje de referencia (2007) de las cuales algunas ya habían sido publicadas en el blog. Espero que les gusten y los motiven a poner atención a sus fotos y observaciones naturalistas. Recomiendo que usen la página y la aplicación de iNaturalist.org

Cangrejo rojo de Mangle (Goniopsis cruentata)

Rana platanera (Osteopilus dominicensis)

Calcalí (Eleutherodactylus app)


Calcalí de Samaná (Eleutherodactylus flavescens)

Boa arbórea de la Hispaniola (Chilabothrus gracilis)

Escarabajo cerambícido (Lagocheirus araneiformis)

Guabá (Phrynus longipes)

Polilla-Avispa de Edward (Lymire edwardsii)

Polilla Tersa (Xylophanes tersa)

Polilla esfíngida dominicana (Xylophanes rhodocera) * Endémica.

jueves, enero 04, 2018

Jan y Caspar


Commelina spp. posiblemente Commelina erecta. 
Las flores de este género se conocen como dayflowers o flores de un día, por su vida escasa.
Como un dato curioso el taxónomo sueco Carl Linnaeus nombró este género en honor de los botánicos holandeses Jan Commelijn y su sobrino Caspar, cada uno representando uno de los llamativos pétalos de Commelina communis, la primera del género en ser descrita.

sábado, septiembre 09, 2017

Ese "lentecito" subestimado...

Según he podido, he ido adquiriendo mejores lentes para conformar mi equipo fotográfico, pero siempre he tenido claro que las mejores fotos se logran con un ojo educado, un buen gusto y una comprensión del sujeto que fotografiamos. Esto es particularmente cierto en el caso de los retratos. Hace unos días visité Playa La Caobita en Azua junto a unos amigos y entre otras cosas hicimos algo de snorkeling Juan Sangiovanni y yo, mientras Juan Taveras hacía fotos aéreas con su drone. Casi al echarse la paloma, le pedí a Juan su cámara Canon M2 para fotografiar este recolector de Almejas. Aunque mi idea original no la conseguí AÚN (hay que regresar), me fascinó esta imagen que me permite capturar a este señor en el contexto de su trabajo. Me llamó mucho la atención el formato 16:9 (esta es la imagen original sin crop) y cuando entré a ver la info exif me dí cuenta de que el lente era el 18-55mm, mi primer amor digital. Recuerdo que como a mí me gustaban las aves, tuve que resignarme por un buen tiempo usar este lente corto y a ponerme creativo con él. Paisajes, retratos y hasta macros fueron el resultado de estos inventos. Aunque lo primero que me dijeron fue que tratara de cambiar rápidamente ese lente, como si fuese sarna, virus o anatema...si yo fuera a darle un consejo a alguien que recién comienza con el clásico kit de cámara y lente 18-55mm, le diría que se tome su tiempo, y que aprendiese a conocer mejor su equipo, y que gaste más en su formación que en lentes. Eso también vendrá, pero mejor que te encuentre con experiencia, porque no hay nada más triste que un lente maravilloso en manos de quien no le pueda sacar el potencial, ni nada más feliz que un lente 18-55mm en manos de un aprendiz que no ha perdido su capacidad de asombro.