domingo, diciembre 30, 2012

Sanación

Sale un bohemio a desandar sus pasos, a recordar recuerdos y a deshojar margaritas, rogando casi que sean pétalos pares. Qué gusto tiene terminar en un "me quiere" si ahí mismo se acaba la historia?! Que no me quiera y que además me duela, ya sea por una mierdécima de segundo o por toda una vida, que me resulte casi imposible conseguir su saliva en un beso, porque ese será el momento justo en que dejará de importarme. 

2 comentarios:

Gigi en Gigilandia dijo...

Como dice Arjona: DIME QUE NOOO

Rakel Elke dijo...

uy uy que romántico estabas..´con un chin de nostalgía ..es la sensación que me llevé leyendo lo que escribiste.

Saludos desde cataluña...eso dice el mundito de la izquierda jajajaja