jueves, marzo 07, 2013

Se busca la esperanza

Sánchez, un pueblo perdido entre la Capital y Samaná, que no tiene grandes entradas de capital y aún sueña con su pasada prosperidad... "en tiempos del ferrocarril". Quedan algunas casas victorianas, todas en muy mal estado, y todo el mundo pareciera querer acercarse a pedir para lo que sea (desayunar, completar un pasaje, de todo)...y uno ayuda hasta donde puede, pero que uno llegue a un lugar y en una mañana se te acerquen 15 personas a pedirte, no es normal. La pesca parece el único emprendedurismo honesto posible y si no aceleramos el paso, por poco nos asaltan en un lugar que nos dijeron que había un punto de drogas y que habíamos hecho bien en irnos rápido.

Sánchez glorioso, varón ilustre, padre de la patria...este pueblo no merece llamarse así.

No hay comentarios: