lunes, agosto 19, 2013

Jaira, una tortuga fascinante.


El pasado 30 se confirmó el primer anidamiento documentado de una Tortuga Verde (Chelonia Mydas) en el litoral de Santo Domingo. Hoy 19 de Agosto fuimos testigos de su segunda nidada. Esta tortuga ha sido nombrada como Jaira en honor al conservacionista Costarricense Jairo Mora, quien fue asesinado en mayo del 2013 por defender las tortugas marinas. 


Luego de aparearse en el agua, las hembras se desplazan hasta la playa sobre la línea de marea alta. Al llegar a un sitio adecuado de anidación, la hembra cava un hoyo en la arena con sus aletas traseras y deposita los huevos. El número de huevos depende de la edad de la tortuga y difiere entre especies, pero en C. mydas oscila entre 100 y 200 huevos. Luego de depositar los huevos, la hembra cubre el nido con arena y regresa al mar. Luego de 45 a 75 días, los huevos se parten. Como sucede con otras tortugas marinas, los huevos de C. mydas se rompen durante la noche y las nuevas tortuguitas se dirigen instintivamente hacia el borde del agua. Por lo general, todos los huevos de un nido se incuban en el mismo tiempo. Conforme las tortuguitas salen de los huevos, empiezan a forcejear para abrirse camino hacia la superficie de la playa; arañan la arena de los lados y de la parte superior del nido, la cual va cayendo en el fondo de éste junto con las cáscaras vacías de los huevos. De esta manera, el fondo del nido se va levantando gradualmente hacia la superficie. Cuando las crías están justamente bajo la capa superficial de la arena, esperan hasta que afuera esté fresco antes de salir. Generalmente esto significa que las tortuguitas, que miden alrededor de 5 cm de largo, aguarden la noche para abandonar el nido e iniciar su carrera hacia el mar. Este es indudablemente el tiempo más peligroso en la vida de una tortuga, cuando van rumbo al agua, pues varios depredadores como las gaviotas o los cangrejos atrapan muchas de ellas. Un porcentaje significativo de tortuguitas nunca llega al agua. Poco se conoce sobre la vida de las tortugas pre-adultas; este período en su historia de vida se conoce como los años perdidos. Se cree que las que finalmente logran sobrevivir pasan los primeros meses de su vida en bancos de sargazos que flotan a la deriva a corta distancia de la costa. Allí se encuntran protegidas de muchos enemigos y pueden alimentarse de otras criaturas más pequeñas que viven en esos bancos. Hasta que no llegan a tener por lo menos un año, estas jóvenes tortugas están a merced de las corrientes marinas. Luego de este viaje hacia el mar, las tortugas pasan de tres a cinco años en el océano abierto como carnívoras, para luego, conforme van entrando en la edad adulta, se tornan poco a poco más herbívoras y frecuentan aguas menos profundas. Se especula que tardan de 20 a 50 años para alcanzar la madurez. Se sabe que las tortugas alcanzan edades de hasta 80 años. Este largo período para alcanzar la edad madura presenta particulares problemas relativos a la conservación de las tortugas marinas. La depredación causada por los tiburones, la caza por humanos y la captura casual en las redes, en las que mueren asfixiadas, son todos factores que se combinan para reducir las oportunidades de sobrevivir y reproducirse que tiene una tortuga marina.

Nota: El nombre de la tortuga verde se debe al color de la grasa ubicada entre sus órganos internos y su caparazón.

Para ver el resto de las fotos de este anidamiento de Jaira, pueden visitar este enlace.

No hay comentarios: