miércoles, febrero 12, 2014

La foto adulterada de los obispos.



En relación a la Fotografía de los obispos participantes en la elaboración de la carta pastoral del 21 de Enero de 2014, suplida por el departamento de Prensa de la Conferencia del Episcopado.


Sobre la pregunta de si es ético el uso de una fotografía retocada dependerá mucho el uso que se le dé a la fotografía. 

La fotografía surge como una certificación de la experiencia de la realidad, o incluso como sinónimo de realidad. Esto ha cambiado mucho desde entonces pero aún se estima que la fotografía periodística y/o documental para considerarse como tal debe permanecer impoluta, sin mayores intervenciones que ajustes de exposición, brillos y contrastes. Es válido el uso de programas de edición para alterar una fotografía artística? SÍ. Pero este no es el caso de la fotografía suplida. Dice Joan Fontcuberta (Premio Hasselblad de Fotografía 2013) que una fotografía vale más que mil mentiras y precisamente como artista provocador, usa el retoque fotográfico para llamar la atención de como la fotografía puede usarse también para hacer gestiones de la realidad manipulada. Gran parte de su trabajo está basado en esta premisa. 

La fotografía que se entrega junto a la Carta Pastoral del 21 de Enero de 2014, como dando por sentado que estos fueron los obispos que participaron en la producción de la misma, los que la consensuaron y finalmente firmaron, no es un documento fiel o creíble por varias razones: 

La fotografía borra a monseñor Józef Wesolowski, sustituyendolo por monseñor Francisco José Arnaiz en vez del actual nuncio monseñor Jude Thaddeus Okolo. Se incluye a monseñor Fausto Mejía Vallejo y no quita al obispo jubilado Jesús María de Jesús Moya. Cual es el propósito de reciclar una fotografía tanto? Es tan difícil hacer una foto oficial de cada reunión donde salgan todos los obispos actuales que han participado efectivamente en la elaboración de un documento tan importante como una Carta Pastoral?

Menciona además la nota aclaratoria que la fotografía "no ha sido adulterada" cuando ha existido un borrón poniendo encima el rostro de otra persona (dos adulteraciones en una), una inclusión de una persona que no estaba en la foto y luego se muestra una inconsistencia incluyendo a un obispo que no pudo participar en la elaboración del documento porque ya está retirado. Pareciera que la consecuencia ética se confundiese con otra de corte legal, que tampoco está necesariamente ausente en la discusión. Es realmente la foto intervenida propiedad de la Conferencia del Episcopado? Quien tomó la foto? Renunció el fotógrafo a sus derechos patrimoniales? Consintió en que su foto sea intervenida? Por último me llama la atención el párrafo " lo que realizamos es un trabajo profesional, gracias al buen uso que podemos hacer de la tecnología moderna". Quiere esto decir que si es un "trabajo profesional" o con tanta pericia que la gente no se dé cuenta, es correcto?. Por si fuera poco, aclaran que lo han hecho de forma consuetudinaria y que lo seguirán haciendo. Creo que la Iglesia es la única que no se da cuenta que estas declaraciones en el imaginario popular dan cabida a que se piense que esto "pica y se extiende" y que la gente puede pensar que igual ha pasado y pasará con otras cosas que devalúan los esfuerzos de la Iglesia por limpiar su propia imagen y hacer aportes valiosos a la sociedad. El tono final de la nota parece casi un bullying para las personas que hacen una crítica de esta práctica del Departamento de Prensa de CED. Por supuesto que la carta pastoral contiene mucha riqueza de contenido en busca de proteger a las familias, pero no le hacen ningún favor al propio CED insistiendo en esta práctica y en que el resto de las personas que critican esta práctica están mal y ellos no. La distracción de la foto adulterada y la posterior nota aclaratoria le hace un flaco favor al mensaje de los obispos que efectivamente participaron en la elaboración de la pastoral.

Por otro lado, me parece más grave que no apunte esto a un hecho tan simple como contundente, y es el mensaje de que la Iglesia de manera institucional viola el Octavo mandamiento, "No darás falso testimonio ni mentirás". La foto no es un fiel testimonio de los participantes, solo por el hecho de que incluye a un sacerdote cuya salud estaba muy delicada y otro que lleva retirado más de año y medio. Si hay una distorsión de la verdad en cosas tan sencillas, qué será en las cosas importantes? En el mejor de los casos, la iglesia es pecadora, porque peca de ingenua. 


Enlaces relacionados:

1 - Los personajes que fueron "borrados" de fotos históricas. http://www.infobae.com/2014/01/03/1534816-los-personajes-que-fueron-borrados-fotos-historicas

2 - Alteración piadosa en la foto de la Conferencia del Episcopado  Dominicano.  http://www.diariolibre.com/noticias/2014/01/17/i443401_alteracin-piadosa-foto-conferencia-del-episcopado-dominicano.html

3 - Notas Aclaratorias Foto de los señores Obispos  publicada con motivo de la Carta Pastoral  del 21 de Enero de 2014. http://conferenciadelepiscopadodominicano.com/noticias/793-notas-aclaratorias-foto-de-los-senores-obispo-publicada-con-motivo-de-la-carta-pastoral-del-21-de-enero-2014