domingo, marzo 26, 2006

No lo podía dejar pasar por alto...

En este Planeta Azul que nos empeñamos en llamar tierra, pasó el día internacional del Agua como una bonita efemérides que adorna el calendario, mientras muchísimos humanos que estan compuestos en un 70% de este maravilloso líquido se empeñan en hacerla desaparecer para futuras generaciones, dando asco con el "dame lo mío" de unos cuantos añitos de ahora.

La fecha recoge la relevancia científica y vital de lo más importante del planeta y me da la impresión de que ha pasado como si tal cosa..."Farmacia Mella"...

A Modo de reflexión les regalo este escrito de Paul McCartney:

"Esta es la historia de una tierra que tenía un agujero en el cielo. La lluvia que caía sobre
aquella tierra era de un ácido venenoso que mataba a los árboles. Y sólo unas cuantas cosas
crecían en su suelo, porque había sido arrasado por extraños productos químicos que emplea-
ban los agricultores. A veces la gente se preguntaba: “¿Y por qué pasa esto?”. Y la pantallita
que había en un ángulo en todas las habitaciones tranquilamente respondía: “Porque así tie-
ne que ser”. Pero la gente no entendía. Y se olvidaban de aquella pregunta y se iban a traba-
jar.
















Un día, un niño pequeño se despertó en una mañana gris. La lluvia caía por el agujero
que había en el cielo, sobre aquella tierra en donde sólo crecían unas cuantas cosas. Y como
una hilera de hormigas tristes, la gente se iba a trabajar. El niño estaba escuchando cuando,
de pronto, una de aquellas personas se preguntó: “Pero, ¿de verdad es esta la mejor manera
de vivir?” Y la pantallita que había en todas las habitaciones respondió: “Si quieres ser rico y
tener cosas buenas y estar rodeado de lujos, has de pagar un precio. Y ese precio es ensuciar
la Tierra. No puede ser de otra manera.” Y todo el mundo volvió a olvidarse de aquella pre-
gunta y cada cual se marchó por su lado. Pero entonces el niño alzó la voz y dijo: “Tiene
que haber una forma mejor de hacer lo que queremos hacer, sin que estropeemos el cielo y la
lluvia y la tierra”. Y la gente se paró a escuchar y apagó la pantallita y empezó a buscar una
forma mejor de hacer las cosas. Y aquella tierra comenzó a florecer por primera vez en mu-
cho tiempo. Y el cielo brillaba con un azul muy bello y la lluvia sabía muy dulce.

Creo que es hora ya de que nos convirtamos en ese niño pequeño y empecemos a cons-
truir un futuro mucho mejor" .

4 comentarios:

««Ariadne»» dijo...

Greg y esas fotos las tomaste tu??

Marce

Pedro Genaro dijo...

Efectiviwonder, Marce...son mías de mi propia propiedad personal...

Doll-Iko. dijo...

I'm not sure why I hadn't seen these before. I love the effect on the water. neat fog!
How deep with Paul McC..

Sideral dijo...

Ahhh! Cuanta frescura y paz, me visualice serpenteando el camino del rio pensando en la indecision de tirarme o disfrutar el paseo en silencio rozando los helechos impregnados del rocio. En mi ninez cuando iba de vacaciones en verano a mi pueblo natal me encantaba ir al rio con los primos!!!! Que emocion!!! Bendita sea el agua, no la desperdiciemos!!