sábado, abril 08, 2017

Un viaje al pasado para rescatar el futuro.

Salto de las Yayitas. Foto: Pedro Genaro ©

Se acuerdan esa época en que descubrían un lugar maravilloso para ir a jugar? Yo tengo muchas historias de este tipo, sobre todo cuando comencé a conocer la naturaleza dominicana. Luego las cosas iban subiendo de nivel, como cuando llevé a mi novia Giovanna a conocer el Jardín Botánico Nacional, o a unos amigos a donde se come la mejor pizza de la Ciudad (si quiere saber pregúnteme que le digo con gusto), o más recientemente donde se hace el mejor café espreso en la Zona Colonial, tal vez del país. 


Este sábado teníamos un compromiso con nuestro amigo Manuel Guerrero quien nos hizo parte de su sitio mágico en sus años de niñez llevándonosl Salto de las Yayitas, un hermoso lugar de la Comunidad el Recodo en la Provincia Peravia. Allí acudimos con varios amigos conservacionistas a conocer y realizar una jornada de Limpieza. Les dejo la nota de prensa de Manuel Guerrero e Isla Verde:

Participantes en la Jornada de Limpieza del Río Baní y el Salto de Las Yayitas. Foto: Pedro Genaro ©

"Diversas entidades desarrollaron, este sábado 8 de abril, una actividad de defensa del medio ambiente en la comunidad de Las Yayitas,  El Recodo, en la provincia Peravia. 
El encuentro fue organizado por el colectivo Isla Verde y en el mismo se dio a conocer la difícil situación medio ambiental en que se encuentra la zona y de manera especial la reducción del caudal del río Baní. 

Se indicó que las principales causas para qué esta importante fuente de agua del municipio haya ido mermando y presentando un estado de sequía nunca antes visto, es la tala indiscriminada de árboles centenarios, el conuquismo, el cultivo de alimentos menores o no adecuados en laderas, tales como habichuelas,  hortalizas y el corte de árboles centenarios para dar paso a cultivos de frutales ante la quiebra del café tradicional. 
Añaden que la desaparición del soto bosque para dar paso a monocultivos como frutales ha contribuido a provocar la erosión lo que  su vez arrastra negativas consecuencias para zonas de ladera, lavando el suelo en tiempo de grandes torrenciales y llevando el humus o suelo orgánico al fondo del río y más luego al mar. 
En el trayecto del camino a Las Yayitas pueden observarse innumerables desmontes que se están realizando en las laderas de las lomas que se encuentran en las riberas del río Baní, sin que ninguna autoridad tome alguna medida.
Estas prácticas para dar paso a la agricultura de subsistencia ha traído como consecuencia la reducción de los arroyos y humedales del río Baní, lo que a su vez ha provocado la pronta sequía de su caudal. 
Otro de los problemas vistos es el otorgamiento por parte del Ministerio de Medio Ambiente de permisos para fincas en las montañas cerca de su cauce medio y alto del río Baní. 
La extracción de materiales en su cauce medio y en la desembocadura del río es una práctica que va afectando las montañas que sirven de contención en tiempos de crecidas y de escudo a la ciudad de Baní. 
Estos permisos para extraer materiales del río de manera desorganizada y sin criterios técnicos, redundan en daños no sólo en la eliminación del río Baní, sino que también contribuirá a romper su cauce y destruirá su desembocadura natural en el mar Caribe, creando de esta manera condiciones para que el mar penetre con más facilidad al área costera natural. 
Manuel Guerrero, en nombre de Isla Verde, les dio la bienvenida a los asistentes a la actividad y exhortó a los habitantes de Las Yayitas en convertirse en guardianes de la zona, de sus lomas y sus ríos. 
Les pidió que defiendan la espectacular cascada de la Boca de dos Ríos, confluencia del río Maniel con el río Baní, también conocido como Salto de Las Yayitas, ya que visitantes inescrupulosos están dejando en las inmediaciones todo tipo de desechos, luego de recrearse en sus deliciosas aguas. 
Los participantes en el encuentro en defensa del río Bani piden declararlo en estado de emergencia. Por toda la práctica agrícola de montaña no regulada y sin control técnico. Por todas las actividades desarrolladas en su bosque ribereño alto, medio y bajo. Por los permisos otorgados por el ministerio de medio ambiente para extraer materiales."

1 comentario:

Mariposah dijo...

Gracias por compartir ese mundo secreto y desconocido para tantos dominicanos.