domingo, marzo 18, 2007

Cosas de Dios


Hoy anduve con con mis amigos Enrique Ureña, Domingo Batista y su hijo Domingo Eduardo por la Presa de Hatillo. Aunque ya había compartido con el genial Domingo Batista en varias ocasiones, realmente esta es la primera oportunidad que tenía de poder compartir con él en el campo y ojalá vengan muchas más. Conozco bien su obra, pero no puedo dejar de señalar lo fino que es su ojo compositivo..."mira Pedro...el encuadre de esa foto es ahí que va" y de repente la composición encajaba a la perfección.

Hubo una frase sin embargo que me dejó gratamente impresionado y que dijo luego de ver un paisaje precioso, donde el sol se abrió paso entre las nubes y nos dió la oportunidad de ver un cielo azul cerúleo y un cerro iluminado por el sol que resaltaba aún más su alfombra viridiana, aún cuando estabamos rodeados de nubes grises por casi todas partes y el cielo presagiaba lluvia inminente. En ese momento el maestro pronunció esta frase: "Señores, mentira que dizque las fotos son de uno...así son las cosas de Dios, miren ese paisaje...", y en ese instante me dí vuelta y pude captar su expresión de contemplación. Dichosas y benditas sean las personas como él, que siendo un artista que ha visto paisajes por toda nuestra geografía nacional y por una buena parte del mundo, tiene el don de poder sorprenderse y encontrar la belleza desde las cosas más espectaculares hasta las más sencillas.

Gracias Enrique por la invitación, gracias "Mingo" y Domingo Eduardo por la exquisita compañía.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Las cosas más sublimes y espectaculares nos han sido regaladas por Dios, dichoso aquel que pueda admirarlas y agradecer el regalo dado con humildad y sobretodo darlo a conocer a los demás.

Pedro adoro tú blog !!!!!!!!

Romayris

Anónimo dijo...

Dido..
Meu afilio PG..

Exitos,

Darío Martínez dijo...

Ahhhhh, Domingo Batista, desde siempre el Norte de mi modesta brújula en cuanto a fotografía paisajística... aún recuerdo una de las primeras fotos que admiré de él, que fue casualmente la llave que me puso en contacto con su obra. GeoMundo realizó como en 1980 un concurso de fotografía y una foto de Domingo, "Cadillo a Contraluz", creo que se titulaba, ganó un premio. Yo revisaba la edición con las fotos premiadas y me encontré con esa foto ganadora, de un dominicano, y desde enontces supe que iba a admirarlo por siempre. La Fundación Cultural Dominicana, donde laboré por cinco años con Bernardo Vega, financió un libro de fotografías con obras suyas (olvidé el nombre!) y tuve el placer de estrechar su mano en un evento de la misma. Yo, como de costumbre, me limito a mirar desde lejos, temeroso de inportunar a los genios mientras crear las obras que luego devoro. Pero saber que estuviste con él... bárbaro!! Felicidades, Pedro! Haz compartido con un Maestro. Sé que lo sabes.

Medea dijo...

Admiro mucho el trabajo de Domingo Batista, la sencillez de su persona y la expresion de nino que tiene en sus ojos y la inagotable capacidad de ver los milagros que Dios nos ofrece dia a dia...

Tube la suerte de participar en una disertacion en un campamento en una pastoral con ese caballero y me impacto su sonrisa de niño y la franqueza de sus movimientos, la fuerza de su alma cautiva en Dios