sábado, marzo 21, 2009

Taguato Ruvichá *

Salvo a las Aguilas Cibaeñas (a las que admiro mas no adoro), yo desde que he sido pequeño admiro las aves de rapiña. Recuerdo como ahora la primera vez que ví una ilustración de Aguila Harpía (Harpia harpyja) en la pequeña biblioteca del Colegio Calasanz. Era un ejemplar cautivo por unos indios de Brasil, quienes usaban parte de las plumas como protección contra el mal de ojo y la envidia. Esta que sale en la foto fue liberada eventualmente en el Parque Nacional Soberanía.

A pesar de mi cara de felicidad se puede notar que estoy algo cauto, pues se trata del ave más poderosa del mundo, capaz de arrebatar de las copas de los árboles a los monos y osos perezosos. Es la segunda águila más grande del mundo, siendo superada en envergadura (distancia entre los extremos de las alas) solamente por el águila de Filipinas (Pithecophaga jefferyi), aunque generalmente la harpía es más robusta. El águila harpía es el ave nacional de Panamá.

* Es el nombre de esta especie en Guaraní.

3 comentarios:

Oddy dijo...

ja, ja! Si, se te ve que estas feliz pero medio chivo. Y no te culpo pues nada mas de verle las garras al "pajarito ese" (como decia papi) cualquiera se aprieta :)
Que emoción que por lo menos se pudo posar en tu brazo.

Lunettas dijo...

Ayyyyyyy Pedro pero tu si ere guapo !!! Y mas con ese nombre que tiene... jahhh no no no. Los perros no te gustan ? :P

Besos
Lunettas *_~

chikymh dijo...

Pedro, que valiente que eres, con ese pico que tiene esa ave, puede hacer cualquier cosa,es bien veloz, uy que guapo que eres, está bien linda esa ave.