miércoles, octubre 20, 2010

Cuando uno menos lo imagina

Estábamos en Las Mercedes, fotografiando unas hermosas pictografías que había visto el pasado mes de Enero en una cueva cercana a donde estaban los pichones de Lechuza Blanca (Tyto alba) que hace poco compartí con ustedes. Cuando de repente de la cueva salió como un fantasma blanco y flotando, una lechuza blanca adulta. Yo que no estaba preparado para nada pues incluso tenía puesto mi lente 17-40 apenas me dió tiempo para seguirla y fotografiarla. No es mi mejor foto, pero me pareció interesante el efecto de panning y sobre todo compartir con ustedes como a veces hay que hacer ajustes rápidos para poder lograr determinadas fotografías. La fotografía de naturaleza no es fácil, pero brinda muchas satisfacciones y anécdotas.

4 comentarios:

luna*azul dijo...

Siempre alerta, siempre pendientes, porque cosas pasan cuando menos te lo esperas :)

Saul dijo...

Es eso, o andar artillaó con dos cámaras en el cocote...
a que Panta no sufre de esos dilemas.

xD

Guillermo dijo...

Muy interesante... Te salió al llegar a la cueva, el efecto del movimiento se ve fantástico, como testimonio de la emoción del vertiginoso momento.
No se puede andar con dos cámaras en el cocote, ya no estamos para éso.
Imagínate a Panta con el 700 mm de un lado, y un angular, o un macro con todo y ringflash del otro...
Yo uso dos cuerpos, pero no la cuello.

Elia Mariel dijo...

eta foto ta de to !
ni me importa si fue de repente, o golpe de suerte, o sin premeditacion, esta foto es real y es arte al mismo tiempo... eso mismo, ta de to !