viernes, octubre 18, 2013

Coincidencias tan extrañas...

Al regreso de la Isla Saona, nos topamos con esta maravilla. Sabiendo que esta costa está llena de Catamaranes enormes... y turistas...y romo...y bachata a todo volumen, es refrescante ver este velero, de los originales del pueblo de pescadores de Bayahibe, que tanto me recuerdan a las pinturas del maestro Andújar y me llevan por obligación a las fotos del Bayahíbe primigenio del maestro Domingo Batista.

Esta maravilla de navaja que divide en dos el mar, y de fondo el último suspiro del sol, acompañado de amigos que uno quiere y respeta, y estar ahí para atraparlo todo en la memoria.

"Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio...y coincidir." - Alberto Escobar.

No hay comentarios: