miércoles, octubre 02, 2013

Late un corazón

 Esta cotorra se exhibía hasta hace poco en el Hotel Alto Cerro  de Constanza, a la vista de todos los visitantes.

Esta es la Cotorra de la Hispaniola (Amazona ventralis). Es endémica de esta Isla, no solo del lado dominicano sino de toda la Isla. Debido a que el lado haitiano sufre desde hace años un grave proceso de desforestación, en el lado dominicano es donde estan sus mayores expectativas de vida.

A ver si precisamos esto mejor...esta especie NO existe de modo silvestre extensivo en ningún otro país. En la Isla de Puerto Rico, existen algunas en estado silvestre, aparentemente escapadas de un comerciante que no logró el permiso para dejarlas entrar y venderlas allá. Prefirió soltarlas cuando retornaba a República Dominicana por Mar.

Esta especie es la madre sustituta del Programa de Recuperación de la Cotorra de Puerto Rico (Amazona vittata), que está en un proceso de revertir su estado de "Críticamente amenazada", gracias a este programa sostenido con fondos federales. Allá la gente está orgullosa de su cotorra y está consciente de que por muy poco se ha salvado de la extinción.

Qué pasa con la Cotorra en República Dominicana? Está en Peligro de extinción realmente?

La Unión Internacional de Conservación de Naturaleza (UICN) la cataloga como "Vulnerable" de acuerdo a anécdotas que sugieren una rápida disminución de la población.

Yo pienso que esta categoría debe ser al menos de "Amenazada", con posibilidades de estar "Críticamente Amenazada". Mi lógica es muy sencilla...cada año se sustraen muchísimos pichones para el comercio ILEGAL de mascotas. En este proceso no solo se restan especímenes que ya no se podrán procrear una vez sean adultos, sino que además mueren muchos y los pichoneros dejan los nidos inservibles para futuras puestas. Esto parece sencillo dicho así, pero en realidad encontrar cavidades apropiadas para nidos, no es un proceso fácil para las cotorras. Sumenle a esto la pérdida de hábitat debido a Corte y quema de árboles para conuquismo y venta de Carbón, y habilitación de tierras para desarrollos turísticos y habitacionales.

El panorama es bien desolador. Lástima que los evaluadores de la UICN no sepan qué tan fuerte es el tráfico ilegal de mascotas, que mucha gente quiere suavizar diciendo que están en búsqueda y que son padres de familia. Si se asusta con el nombre, hágalo con razón. Tanto los pichoneros, los vendedores de Cotorras y Pericos y sus padrinos son lo que se llama TRAFICANTES (SMUGGLERS).

Aparte de la Ley 64-00 que está supuesta a proteger al medioambiente y de manera particular las especies silvestres del país, sobre todo las nativas y endémicas, el país es signatario de varios acuerdos en los que se compromete a cuidar su medioambiente.

Qué diría usted si le aprisionaran para SIEMPRE desde joven, y le condenaran a depender para siempre de una persona, y le quitaran toda oportunidad de amar y tener hijos?

1 comentario:

Tesa Medina dijo...

No me gusta ver a los animales cautivos, Pedro, y menos a las aves que nacieron para volar.

Es hermosa la cotorra, y no se merece estar enjaulada.

Ojalá se deje de traficar con animales para satisfacer los caprichos de las personas que dicen amarlos.

Decía Mahatma Gandhi, que...

...Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales...

Un beso,