miércoles, febrero 11, 2009

Una Cabalgata de 45 días

Andar en caballo es una de las formas más interesantes de conquistar caminos y atesorar aventuras. Yo viví ese sueño desde niño, tanto en una finca que teníamos en la comunidad de Pantoja y que llegaba hasta el Arroyo Manzano, como en Jarabacoa, donde era habitual alquilar caballos y disfrutar de sus hermosos paisajes. Cuando mi amiga Halina Rewkiewicz me llamó para hablarme de un aventurero francés llamado Thiery Posty que había salido publicado en el Listín Diario y que andaba por el mundo montando en caballo, me llamó mucho la atención lo particular de su periplo, pero también su motivación...sencillamente es algo que le da placer y no persigue récords Guinnes ni nada por el estilo, por lo que le tiene sin cuidado que alguien supervise o no qué tan completa será su travesía, como manifestó expresamente a Indhira Navarro durante la entrevista que esta le hiciera poco antes de comenzar su viaje por el país.

Armado con su cámara fotográfica compacta, su equipo de acampar y una voluntad de hierro inició su paseo ayer, sin preocuparse mucho por las inclemencias del tiempo.

- Lluvia? Qué va, la lluvia no me preocupa pues es parte de la vida de un caballero. La nieve sí podría ser un obstáculo, pero gracias a Dios aquí no nieva.

Una de las cosas que motiva mucho a Thiery (quien además es psicólogo) es su interacción con los niños, y disfruta mucho poder montarlos en su caballo en el pueblo de turno. En esta ocasión dicho ejemplar es "Chief", un hermoso Caballo pinto que le facilitó el Rancho España. En su opinión, este ejemplar es el caballo más bonito que le ha tocado montar, pues se trata de un animal fuerte e inteligente, según este aventurero galo que entrenó a este caballo durante tres días antes de salir con él a conquistar Kilómetros para su meta de 100,000 Kms. En la actualidad ha recorrido 62,050.

Espero darle seguimiento a esta meta de Thiery, que paseará por casi todo el territorio nacional y estima que puede hacerlo en aproximadamente mes y medio. En el sentido más práctico de la palabra este caballero no es otra cosa que un embajador de buena voluntad. Ojalá que tenga el apoyo de las autoridades donde llegue y que sea visto con buenos ojos, que la delincuencia, los políticos y las enfermedades lo eludan y que se lleve muchas hermosas memorias sobre nosotros, pero no solamente esas de fachada, sino también esas sentidas, nacidas de la observación a quemarropa de nuestra realidad.

Bendiciones y que la música de su armónica y su simpatía le abran las puertas donde quiera que llegue Monsieur Posty!


Enlace relacionado:

-Llamado a través del Listín Diario.

4 comentarios:

chikymh dijo...

Buen Día Pedro, que buena historia de este hombre, tiene que ser super interesante ese rrecorrido, para conocer mejor cada lugar y ver lindos paisajes, en compañía de ese precioso caballo.

acuarela dijo...

Que visite las hermosas playas del Este, que vaya a Bahía de Las Aguilas, a Salinas, a Playa Grande, Cabarete, que no se pierda un amanecer y mucho menos un atardecer. Que vaya a los manantiales del sur, a los conucos del Cibao, que coma dulce de leche, longaniza y mangú. Que tome mabí, ron de caña de azúcar y morisoñando. Que coma jalao, palitos de coco y gofio. Ah! y habichuelas dulces que estamos en Cuaresma, que vaya a misa de Domingo de Ramos, que no deje de ver un gagá en los bateyes del país, que pierda la vista en el mar de los cañaverales, que disfrute la transparencia del azul de nuestro cielo caribeño, que no se pierda ni una noche preñada de estrellas. Que conozca a nuestros campesinos, que le cuenten del bacá, de la vieja Belén, de los Reyes Magos. Que no se atreva a hablar el Viernes Santo y mucho menos a bañarse en el río o en el mar. Que le brinden su café recién colao y que no desdeñe un buen salcocho o una sopa de gallina. La bandera, explíquenle lo que comemos todos los días, arroz. habichuelas y carne. Que vaya a los saltos en Jarabacoa y en Costanza, que coma chivo guisao en San José de Ocoa, cangrejo con coco con su debido aguacate en San Pedro de Macorís. Que visite el Centro León, que se beba una fría en algún colmado de Cutupú. Que coma maní tostado en los semáforos del Distrito y que duerma noches sin energía en la selva de cemento, que lo enamore una bella mulata.
Que pele una caña y se la coma a mano pelá.

En lo demás ayúdenme ustedes mis queridos paisanos.

Sheila dijo...

*_*

...Que se siente en la alfombra roja-naranja de un flamboyán, que cante mambrú se fue a la guerra y baile Compadre Pedro Juan...

Que suba a las terrenas por la loma, y que baje por el limón dando su parada en el salto :)

Que visite el morro, el monumento de Santiago, los arrozales de San Francisco y las dunas de Baní.

Y que no deje de escalar la loma Quita espuela :P

Anónimo dijo...

que se pare donde los niño juegan pelotas y juegue con ellos usando como pelota un caco de muñeca.