martes, febrero 09, 2010

A l'encondío


Dice mi amigo Panta (Dr. José Miguel Pantaleón, eminente cardiólogo y fotógrafo de la naturaleza, también conocido como Cheguey, Pantilla, Panda y el Cimarrón Mayor) que los Cangrejos y las Jaibas son los animales más cariñosos, porque cuando ven a uno cerca abren las tenazas para darnos un abrazo, jajaja! pero toda regla tiene su excepción, sobre todo cuando los sujetos son muy tímidos, como son los Maqueyes o Cangrejos Ermitaños y este que les presento hoy que es un Cangrejo-Caja o Cangrejo de Carita vergonzosa (Género Calappa, posiblemente Calappa flammea) que no es más que la antropomorfización de su nombre, por la forma en que parece esconderse tras sus quelas (muelas o tenazas).

5 comentarios:

Keseyoke dijo...

wow q foto.....genial la forma en que se repliega ese crustaceo

Simonre R. dijo...

Waoooo cuando abri la foto me dio la sensacion de estar bajo el agua...i liked it

José M. Pantaleón dijo...

Jajaja. Se nota que es muy timido, más que tímido, super tímido!!!
Es la antítesis de mi jaiva "Cariñosonga", pues esta desde que te ve extiende sus brazos como para darte un abrazo Sheiliano de los que sacan alientos o del tipo "Deciano" tipo "Boa constrictor" y que además rompen costillas.

No hay en el mundo un pájaro más cariñoso que una jaiva de río, un cangrejo "paloma de cueva" y ni qué decir de una Jaiva cirica!!!
Yo tengo hasta que reirme con este simpático post jajajaja. Es que no hay nada en el mundo que abrace mejor y más fuerte que una jaiva. Es tanto así que es capaz de dejar sus brazos pegados a ti y cuando no, se queda con uno de tus dedos de recuerdo jajaja!

Nunca habia visto a este cangrejo "el timido". Mira te cuento una historia de un abrazo inolvidable que me dió una jaiva en el río "Cenoví" en Salcedo en mi época de infancia. Cimarrón al fin, yo cogía para el río con una cantarita roja de Salsa Victorina. Comenzaba a levantar las piedras del río y agarraba jaivitas pequenas. Luego las hervía en mi cantarita con granos de sal que robaba en mi casa y siempre los tenía conmigo en los bolsillos. Yo tenía 9 años. Recuerdo que había una mujer lavando ropa en el río (se llamaba Brígida). Yo ví una cueva enorme y habían rastros recientes de que esa Jaiva había entrado a su cueva. Comencé a quitar barro, piedras y a agrandar la famosa cueva con un machetito. Yo tenia miedo de meter la mano y quería como llegar a verla y que no me sorprendiera con su abrazo asesino. Llegó un momento que escarbé tanto, que noté un agua limpia que salía por una vena del rio. Yo estaba indudablemente ante mi "cariñosonga" jaiva, pero no la veía. Me revestí de valor y decidí meter mi manita. Ay Pile, pa que fue eso. La jaiva me estaba esperando para darme ese inolvidable abrazo y me agarro no uno,sino dos dedos!!! Ahí quedé paralizado y cautivo ante ese abrazo. No sabía qué hacer, su abrazo era tan fuerte que pensé que se quedaría con mis dedos.
Decidí acostarme en el río frente a la cueva. Pasó una hora y no podía moverme. Cada vez que intentaba retirar mi mano derecha, la jaiva me apretaba más. Comencé a sentir mi corazón latir en esos dedos. No los veía, pero sabía que estaban cianoticos (azules) y sangrando.
Brígida seguía golpeando la ropa lavada contra las piedras. Mi orgullo no me dejaba gritar ni pedir auxilio.
Mis dedos estaban como un bombillo!! Uno de sus brazos había caído justo en el "lecho ungueal" y se enterraba en el nacimiento de mi uña. Tenia escalofríos, náuseas y hambre. Ya no sabía lo que tenía y me entregué a ese abrazo para morir.
Trataba estoicamente de soportar el dolor, pero este era tan grande que comenzaron a salir quejidos que yo mismo no podia controlar. Ya tenía mas de una hora en esa situación.
Brigida que me veía inmóvil como una estatua escuchó mis quejidos.
Se aproximó y me preguntó que si estaba cogido por una jaiva?
Yo la miré con lágrimas en mis ojos, y moviendo la cabeza dije que sí.
Me dijo... Mira, cuando tú sientas que ella floja un poco, retira rápidamente tu mano. Lo intentaba pero que va, este maldito abrazo no flojaba para nada.
Decidi perder mis dedos y retirar mi mano sean cuales sean los resultados. Pero no pude.
Entonces ella decidió halarme por mi cuerpo, pues se dio cuenta que estaba en graves problemas.
Retiró mi cuerpecito (para ese entonces) y pensé que la jaiva se había quedado con mis dedos. Los dedos estaban morados "como un caimito", la uña partida en dos y sangraba profusamente.
Ella entonces tomo un trapo de su ropa lavada y me agarró a esta "asesina de dedos". Me la amarró con un Bohuco y me dijo.. este es tu premio. La alegria de ver a la abrazadora mas grande que he visto en mi vida, sali corriendo con mi premio hacia mi casa. Yo queria que Papá viera lo que en ese momento era capaz de hacer. Papa y yo nos la comimos con plátanos, pero yo creo que ni después de muerto podré olvidar a tan efusivo abrazo.

Cimarrón Mayor Panta.

Elia Mariel dijo...

Ay !!!!!!
la foto está hermosísima igual que el animal.... pero hoy el que se robó to' mi chelito fue Panta !!!!!!
:)

Decia Bodden dijo...

jajjaajj asi que ya mis abrazos tienen nombre, voy a tener que patentizarlos jajaj!
ay Dios mio que risa con mi amigo Panta, jajajja, ese va ser el abrazo que te voy a dar ajajjajaja!
La cuuriosidad mato al gato y tu eras mas curioso que 7 gatos juntos!
Pedro, mi tocayo, esa fpoto de ese cangrejito esta mortal, se ve bien chulita tapandose los ojitos, es en realidad una armadura!

Se te quiere Tocayo :)
Decia Bodden