martes, febrero 16, 2010

A propósito de Amistad

Dios me ha premiado con gente que verdaderamente me aprecia y me acepta, pero que además puede enseñarme muchas cosas con el ejemplo. Una de ellas es Cuché González del Rey, un verdadero tesoro que he encontrado y que me puso en contacto con la Fundación St. Jude, aunque en realidad podría decir que me puso en contacto con la vida. Cuché y Anyord Regalado permitieron que les hiciera esta imagen, que hoy es un testimonio de afecto y amistad infinita. Anyord era paciente de Cáncer (Neuroblastoma) y murió ayer, faltando pocos días para cumplir sus ocho (8) años de edad. Su paso por el mundo fue breve pero de alegría y valentía. A veces uno se pregunta...qué quiere Dios de nosotros que nos pone en un lugar donde podemos apreciar las virtudes de niños extraordinarios que podrían perder la vida y al mismo tiempo nos expone ante el dolor ajeno y la pérdida eventual de personas que llegan a convertirse en parte de nuestro entorno familiar. Junto a Eliezer Seda, es el segundo niño de los que he tenido la oportunidad de interactuar y que veo partir ...y no es fácil, pero pienso en todos los niños con los que trabaja la fundación, la ayuda y solidaridad que lleva a esos niños y sus familiares y de repente todo tiene sentido.

8 comentarios:

Carmen dijo...

Pedro,
No pude contener la tristeza al leer tu crónica de hoy. Porque ver una foto tan tierna con esa carita de angel que refleja una felicidad abundante, es difícil como adulto darnos cuenta que esos seres tan bellos e inocentes que son los niños puedan sufrir al ser tocados por una enfermedad letal como el cancer y caer en las garras de la muerte.

Creo que esto nos enseña a ver la vida, apreciala en su justa dimensión y a no olvidarnos que si hemos llegado a la edad que tenemos es un regalo de Dios por prestarnos la vida. Nos enseña a agradecer los momentos con nuestra familia, con los sobrinos y sobrinas, hasta con los niños que en la calle pierden su inocencia sobreviviendo de una limosna por limpiar los vidrios, o simplemente pidiendo con sus ojos un cariño y refugio de amor que no tienen... Se chocan con un muro de indiferencia.

Que bendición ser tocados por estos ángeles que caminan en la tierra!

C.

Gigi en Gigilandia dijo...

Vamos mi Don!!!

Arriba ese animo.

Desde aquí un abrazo de esos que me dan mis amigos cuando estoy triste, capaz de reconfortarme y sacarme el aire de los pulmones por lo fuerte y cariñoso que es.

Se le amaaaaaaaaaaaaaaa

Wendy Santos dijo...

Las lagrimas no me dejan escribir...

Me alegro que, en un mundo esencialmente superficial, existan personas solidarias y de buen corazon.

Me da mucha pena la muerte de ese angelito.

Un abrazo,

Wendy Santos

Juan Carlos Porcella dijo...

Pedro, yo tuve la oportunidad de compartir y ver juagar a Anyord al igual que muchos niños que están luchando con tan terrible enfermedad. Cuando los ví, no observé cara de sufrimiento en sus rostros, si no que de alegría al verlos jugar. Eran como angelitos disfrutando ante nosotros y en vez de sentirnos vulnerables en nuestras almas nos hizo más fuerte.

Que esten juntos al Señor y a Cuché, gracias por permitirme conocer a estos angeles del Señor. Dios te bendiga hoy y siempre.

Cuche dijo...

Pedro, si te quiero y acepto es porque eres como eres...
gracias por la foto, por tu apoyo incondiconal en todo este proceso, por aceptarme y quererme,aunque se que a veces te doy trabajo... y gracias, por hacerme ver en medio de todo este dolor agudo... que al final vale la pena...
si tu y yo estamos tristes, pensemos en lo que les toca vivir a los padres de estos angeles, durante el proceso y luego...ellos también son personas de una fortaleza increíble, que solo puede venir de DIOS... son padres que entregan en ocho años, como Sandra y Rafelito, los padres de Anyord, mas de lo que muchos padres dan a sus hijos en una vida larga y sana... a raíz de esto veo a mis hijas de otra forma...
a ellos mis respetos,
a ti mi agradecimiento!!!
te quiero mucho!!! y gracias por quererme!!

Rubén Darío Abud dijo...

Recuerdo Cuché y por que no, Pedro también que mi madre, hace unos años adoptó el cuidado de un niño con cáncer en un glúteo, y recuerdo ese afán de que debía visitar a su niño y a llevar azufre y una serie de remedios caseros para curarlo x veces a la semana. Un dia llego a Constanza mi pueblo natal y la encuentro triste, me dice ya se nos fue el niño. Me comentó ella "tan feliz que se ponia cuando le llevaba un juguetico , unas galleticas" etc. al menos tuvo una cálida atención en la posteridad de su partida.
Cuché tu fuiste el ángel que le dió amor y le dejó ver, antes de irse, que en el mundo aún queda gente buena que hace el milagro de sacarle una sonrisa a un niño sabiendo que pronto no estará. Un beso grande a tí y a Anyord que Dios lo tenga en sus brazos como tu lo tienes en la foto.

El citadino dijo...

La amistad es tan BELLA :) Me gustó tu texto!

Luisa De La Rosa dijo...

Esta Crónica de Pedro Genaro Rodríguez……. Nos enseña a entender el sentido, especial de la vida……. Gracias a PEDRO y a esta bella historia le podremos poner una chispa de amor a nuestras vidas………!!!!! Gracias te doy a ti por permitirme recordar a CUCHE,…… Esa amiga de la universidad, que nunca ha cambiado, esa forma especial que la a caracterizado siempre….. Espontanea, inmensa y con una enorme sonrisa siempre para dar a los demás…… Por ello hoy sito una frase que para mi vale y aplico en mi vida…

Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba……. Engánchalos a tu alma con ganchos de acero.... William Shakespeare (1564-1616) Escritor Británico.
PEDRO… CUCHE…….Que DIOS siga derramando infinitas bendiciones sobre ustedes, para que así, sigan dando afectos a todos aquellos que tienen la dicha de conocerles……. Gracias por enseñarme un poco más de lo que es el verdadero valor de la vida y la amistad……. Bendiciones………!!!!!!!