miércoles, agosto 22, 2007

Un arcoiris en su espalda


Eso pensé cuando ví a este jovencito con todos esos peces, pero los colores no estan en la madera, sino en sus extremos. Definitivamente aquí no se equivoca la tradición...es al final del arcoiris que está el tesoro, o tal vez debajo, pues me parece que es el ejemplo de trabajo de este muchacho la verdadera joya, el mensaje de esta imagen.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buenos pescaítos para comerselos con fritos.

En serio me gusta este place, muy balanceado claro no lo digo por los pescados en el palo, parece un arcoiris.

Ciao

Delfina

««Ariadne»» dijo...

si tan chulitos los colores de los peces pero como que el niño no taba muy contento, o a lo mejor era el cansancio, jeje

Pedro Genaro dijo...

Definitivamente le pesaban los pescados, manita.

Anónimo dijo...

Asere va caigao Manolao..

Rom@&ris dijo...

Pobre chachito tá forzao el pobrecito!

Soaris dijo...

No tiene buena carita el muchacho, no, pero como dice mi manito, que la carga es pesada!!!.

Pero aun asi creo que con mucho esfuerzo y orgullo se levanta cada mañana, a cumplir con su momentanea labor.

besos