lunes, febrero 18, 2008

Sonrisa de Gato de Cheshire


Para los que vieron hace unos días la canción "Todo me gusta de tí (pero tú no)", de Serrat, les traigo este pedazo del Capítulo 9 de "Alicia en el País de las Maravillas" de Lewis Carroll:

- Minino de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
- Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar - dijo el Gato.
- No me importa mucho el sitio... - dijo Alicia.
- Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes - dijo el Gato.
- ... siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato- , si caminas lo suficiente!

4 comentarios:

Soaris dijo...

Igualitica a la sonrisa del gato, era como medio malito y sarcastico el gato, no??

besitos

Sideral dijo...

El gato se la puso difícil a Alicia..yo le diria sencillamente que el camino correcto sera el que ella elija recorrer con una actitud positiva y valiente, para que al final de su viaje pueda recordarlo felizmente y satisfecha de la experiencia vivida. Caminante no hay camino, se hace camino al andar..!

Saul dijo...

"dicen que si continuas
algún un lugar llegarás
debe hacer falta
bastante caminar..."
E. Bunbury

Laura Yosiam dijo...

Mi cuento favorito de la bolita del mundo!!! Los diálogos son fantásticos y aún más las reflexiones de Alicia en privado. Uno de mis favoritos lo acabas de transcribir. El otro es:

"But I don't want to go among mad people," Alice remarked.
"Oh, you can't help that," said the Cat: "we're all mad here. I'm mad. You're mad."
"How do you know I'm mad?" said Alice.
"You must be," said the Cat, "or you wouldn't have come here."

Me lo he leido mil veces en español e inglés y debo decir que las dobles lecturas son magistrales, las imágenes monstruosas. Es un cuento que resume la humanidad, en su constante búsqueda ontológica. Ni siquiera "Alicia en el Espejo" ni "Matemáticas Dementes" pudieron superar a "Alicia en el Pais de las Maravillas", en la misma pluma. Otros igual de magistrales, de diferente autoría son: Francois de St Exupery con "El Pequeño Príncipe", "Señor Dios, Soy Anna" de Fynn. Pero Alicia en su pais, brilla por sí sola. Eternamente, en toda la perfección de sus doce capítulos.