viernes, marzo 12, 2010

Despertar de las conciencias

Hace unos días había recibido a través de mi hermanita Lissy que vive en los Estados Unidos, el texto que acompaño en esta entrada, un artículo de Don Miguel Gil Mejía en relación al libro de Angelita Trujillo que pinta a su papi como un verdadero santitoy de inmediato me había prometido programarlo para incluirlo en el blog, no solo por la inmensa admiración que le tengo a Don Miguel, sino además porque me permite darme cuenta de cuanta claridad de pensamiento tiene y porque sin duda coincidimos en muchas cosas. Finalmente creo que encontré la imagen correcta, para acompañar el artículo...una flor que se desarrolla en pleno bosque seco entre espinas de cayuco. Disfrutenlo!

-0-

Gracias, Angelita Trujillo!

Uffffffffffffffffff!!!

Cuantos años equivocado….!!!

Al ver la portada y leer las 3 páginas interiores en el mismo cuerpo que hoy le dedicó el Listín Diario al lanzamiento de tu libro, me di cuenta de cuan equivocado he estado toda mi vida. A propósito, el tamaño de la foto tuya junto a tus padres es la foto de primera página más grande que yo haya visto jamás, y eso incluye las del tabloide sensacionalista “Alarma” del Monterrey de mi época de estudiante. Por qué digo que me equivoqué?

  • Comenzando porque había leído muchas veces que tu padre había clausurado al Listín Diario, el cual permaneció cerrado hasta después de su muerte, y ahora estoy confundido, me parece que fue a El Caribe o a La Nación.
  • Fui contemporáneo tuyo y siempre creí que vivías en una burbuja de ilusiones y de princesas y que ni sospechabas lo que ocurría en el resto de los 48,000 kilómetros cuadrados de país después de sacar los muchos cientos de metros cuadrados de las casas de tus padres, tus hermanos, tus tíos y tus amigas y amigos.
  • Pero me equivoqué. Fuiste capaz de escribir un libro lleno de detalles sobre cosas de tu época que no presenciaste. Te felicito.
  • Sabes qué? Cuando la Seguridad Social nació ya yo estaba dentro de ella, y ayudé a diseñar y construir sus zapatas, vigas, columnas, entrepisos, y hasta el más escondido de sus bloquecitos levantados hasta ahora. A pesar de eso, no me he atrevido a escribir un libro y es muy poco probable que lo haga cuando salga de ella.
  • Gracias a ti aprendí que las Mirabal eran unas mujeres fáciles que se entregaron a tu hermano Rámfis. Waoooooooooooooooo…
  • También aprendí que tu padre era un hombre bueno y querido por todo el país.
  • Que los hombres a quienes hemos llamado durante casi 50 años los “héroes del 30 de mayo”, no eran más que unos atracadores que solo perseguían el maletín con dinero que tu padre siempre llevaba consigo en sus viajes al interior.
  • Aprendí que alguien a quien no se le conoció nunca como asesino y que conocíamos como uno de los que había participado en la conjura que “ajustició” a tu padre, en realidad fue quien dio la orden para asesinar a los tres fáciles damiselas aquellas de apellido Mirabal.
  • También aprendí que tu padre siempre combatió el comunismo, incluyendo aquella época en que coqueteó con Rusia para molestar a los americanos, época en que el Vodka “Moskoskaya Osobaya” se promovía cada día en los periódicos nacionales y cada 5 minutos en las estaciones de radio, a pesar de que el pueblo continuaba consumiendo ron Carta Real.

Te confieso que el Listín de hoy me hizo sentir culpable. Terriblemente culpable. Por qué?

  • Por haber cuestionado a mi abuela cuando compró la famosa placa aquella que decía “En esta casa Trujillo es el Jefe..” y haberla yo bajado de la pared. La pela que recibí me dolió físicamente y me dolió más por lo que creí que era injusticia, Ahora, con tu libro, aprendí que fue merecida. Gracias de nuevo.
  • Por haberme tomado un trago de whisky cuando recibí la noticia en mi casa, a las 10am de la mañana del 31 de mayo del 1961, de que a tu padre lo habían matado (no dije ni asesinado ni ajusticiado) , la noche anterior. Un compañero de estudios mío nacido en España, a quien Gustavo Alba y yo conocíamos como Avelino, fue el mensajero portador de la noticia.
  • Culpable también, ahora que menciono a Gustavo, por haberme indignado y sufrido la cárcel que sufrió Alfredo Alba Sánchez, hermano de Gustavo, en las cárceles de tortura que atribuíamos, erróneamente, a tu padre, gentil Angelita.
  • Por nunca haber olvidado la imagen de Cayetano, camino a la iglesia del Convento de los Dominicos, aquel 21 de enero del 60 o del 61 (favor corregirme)… para escuchar la famosa homilía de la iglesia dominicana contra tu padre. Veo ahora, que los sotanas y la Biblia, habían cegado a los curas de la época

Qué más les puedo decir?

Que este país se j….? O que debemos seguir intentándolo?

Mgm

Ps: para quienes respondan: No he mencionado al PLD, ni al PRD ni tampoco al otro. Tampoco he mencionado a este gobierno, o al del gobierno anterior. Me he concentrado en la época de la princesita Angelita, niña de Gazcue, vista por un maldito tigre liceísta como yo, de origen banilejo y residente en los barrios Villa Consuelo (María Montés 88, no la olvido) San Miguel (José Reyes 93 casi esq. Ave. Mella), Villa Francisca (José Reyes 128 casi esq, Félix María Ruiz, hoy México), San Carlos (16 de agosto 32), y ahora en Bella Vista pero siempre el mismo de Villa Consuelo.

3 comentarios:

JAVIER CELADO dijo...

Sin desperdicios.

ysaias dijo...

k humilde y venebolente fue el caballero con esa arpia, ella pone al otrora jefe con san trujillo de carcuta. k pena

Beb! dijo...

Pedro, me detengo a darle gracias por haberme recordado que no solo yo he sufrido la publicación de ese libro.