domingo, diciembre 10, 2006

El Hoyo de Pelempito.

Contemplar el amanecer desde Casa Bonita en Barahona es una experiencia maravillosa. De ahí en adelante entendí perfectamente la inspiración del maestro de la pintura dominicana Plutarco Andújar en esos amaneceres barahoneros. Pero no se puede perder el tiempo y enseguida hay que tomar rumbo de Pedernales si uno quiere aprovechar bien el día para visitar el hoyo de Pelempito. Se sale desde Barahona hasta Pedernales, pero en el desvío hacia Cabo Rojo uno toma la ruta de Aceitillar que lleva hacia los bosques de Pino. Ahora hay que pagar una entrada que recomiendo que la paguen con gusto, pues como sea lo que van a ver y aprender no tiene precio. Una vista interesante es la que se ve aquí debajo, con la tierra desgarrada con aparentes formaciones naturales, que no son otra cosa que pilotes que dejaron los mineros de la Alcoa, cuando se fueron del país.

Las exploraciones de los depósitos de bauxita de la Sierra de Bahoruco comenzaron en 1942 mediante investigaciones geológicas que se localizaron dos importantes zonas: Las Mercedes y El Aceitillar. Luego de probar estas reservas en 1952, se iniciaron las labores de extracción por la Alcoa Exploration Company, compañía norteamericana, pero no fue sino hasta el 1959 cuando se iniciaron las exportaciones de bauxita hacia Estados Unidos.
Ya para 1983, las actividades de extracción y exportación no eran muy atractivas para la Alcoa lo que motivó la suspensión de las mismas y la posterior renuncia a todos los derechos adquiridos sobre la concesión minera.
Arriba hay un puesto de la Policía Turística que les puede guiar hacia donde se encuentra el Centro de Visitantes, donde se encuentra una magnífica vista del Hoyo de Pelempito.

El Hoyo de Pelempito es una gran depresión de aproximadamente 8 km², existente en la Sierra de Bahoruco. Su fondo está localizado a 348 metros sobre el nivel mar mientras que los macizos que lo rodean alcanzan hasta 1,186 m.
Alrededor del camino crecen las orquídeas Blethia patula, así como dos géneros de Tetramicra, de la cual les mostramos la llamada Tetramicra ekmanii (en honor a Erik Leonard Ekman). Una de las cosas interesantes de la Carretera de Aceitillar es que a lo largo de la subida se ve la transición entre Bosque Seco, Bsque latifoliado y Bosque de Pinos.

De vez en cuando, una Iguana cruza la carretera (sobre todo en las elevaciones bajas) para asombro de los miembros del viaje.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Será que Dios me dará la oportunidad de hacer por lo menos un día esa clase de turismo aunque sea con mis ojos como cámara... ?

I hope so... :D

Pedro, felicidades por las imágenes y por los comentarios del viaje.

Anónimo dijo...

Mi hermano PG
Barahona, y sus vecinos..son lo mas chevere eh????..

Tremendo ojo y talento compadre!!..

Exitos,

JL