jueves, enero 15, 2009

Controles naturales


El lugar por donde vivo tiene la particularidad de que tiene muchos edificios en proceso de construcción y los desechos que generan los trabajadores atraen una cantidad desmesurada de ratas. El otro día en que me pasaban a recoger unos amigos para ir a un Photo Safari, me comentan:

-Diache men, pero esto es Ratalandia que está en esta calle. Por ahí ví par de Ratas que seguro ya sacaron cédula!
- Sí ombe, -contesté- hay que conseguirse par de lechuzas.

Yo sé que suena medio raro, no me miren ustedes también así...pero es la costumbre de vivir en el monte, de entender la cadena alimenticia y de manejar el tema de los beneficios de tener lechuzas cerca, aunque para muchas personas les cause repulsión e incluso miedo la idea. La verdad es que ahora que lo pienso parace bastante naif el comentario, como de fanático de Discovery Channel, jejeje...

- Oyesavaina!!! Lechuzas!!! Sueltate un gato ahí y tú vas a ver como se resuelve ese problema diunavé!

Lo apero del caso es que a mí ni siquiera se me había ocurrido pensar en un gato, jajaja, fíjense como está uno improntado con la naturaleza. En este caso probablemente sea lo mejor, habida cuenta de que la reserva natural que me queda más cerca de donde vivo es el Jardín Botánico Nacional y que por consiguiente no creo que se vayan a afectar las aves que viven allí. Pues sí, probablemente consiga un misifús para que haga su agosto en Enero y Febrero.

Pero no todos los experimentos para establecer controles naturales han resultado bien. En nuestro país se introdujeron mangostas (jurones) para supuestamente acabar con una plaga de ratas que existía y como dice Felipe Polanco "Boruga":

- Lo que pasa es que después que los soltaron los jurones se dieron cuenta que las gallinas sabían mejor.

Y así establecimos en nuestro país no solo una peligrosa peste que tiene un fuerte impacto en las aves de corral, sino también en la transmisión de la rabia...qué joyita!

Hace poco leí que la isla australiana de Macquarie removió a todos los gatos salvajes para permitir que las colonias de aves marinas pudieran prosperar, pero sucede que entonces hubo una explosión demográfica de la población de conejos que si bien no se alimentan de aves sí afectaron el habitat de estas destruyendo la frágil vegetación que les servía a las aves de protección. Un errorcito que implica 16 millones de dólares para remediarlo y que compromete décadas de esfuerzo conservacionista. A veces lo que nos parece más normal podría no serlo.

7 comentarios:

Miche Rojas dijo...

Pedro, la lechuza resultaria mas efectiva que el gato, recuerda que dentro de la cadena alimenticia el haitiano de construccion esta por encima del gato.

Beb! dijo...

UmMm.. Ay si! Pedro si te consigues un misifuuu, consiguete una jembrita porque asi esta no sera parte de la cadena alimenticia del haitiano de construccion. No se como seran los que viven en la 'Capitaii', pero los que viven en Macori' son gativoros, al menos los de cerca de mi casa.. y los viejos dicen que ellos no se comen la hembra porque como ellas son las que paren, sus hormonas ponen la carne dura y amaiga (eWwW..pobre de mi Peluzhaa)

Yo quiero una lechuza de mascota... para que me van con esos ojotess! y quiero un gato negro...son bellos, sus ojos jeimosos y embelezantes y claro, yo no creo en eso de la mala suerte.

Carminia dijo...

Secundo a Miche, y es que no solo los haitianos se comerian los gatos, sino que esos ratones estan entrenados por el equipo swat norteamericano y creeme, esos pobres gatitos quedarian sometidos.
Las lechuzas, definitivamente son más efectivas.

Por cierto aún no me decido de cual foto me gustó mas, estan preciosas las dos.
Saludos

LA TIGRITA dijo...

Bueno, las cadenas alimenticias ya estan establecidas y cuando el hombre mete la "mano todopoderosa" por lo general hecha a perder las cosas no?

rowin dijo...

No me imagino a la lechuza de Harry Potter comiéndose a Ratatouille...
ni a mis gatos, que tengo 4..
por cierto!! el nombre de tu blog me encantó a mí también...
saludos desde ALC

3smirn@ dijo...

Los gatos nunca me han caído bien y mucho menos los negros. De gatos ratones, jurones ni animal que se le parezca ni de cerca puedo estar de ellos, el solo olor de los gatos y los ratones, me repugna, y mira que soy amante de los animales. Una vez vi un juron que atraparon unos primos, amarrado con una soga. ¡Alefú!
El ecosistema no se puede alterar de ninguna manera, a la larga el balance natural reclama su curso, al igual que los ríos secos.
Creo haber oído una vez que para quemar los cañaverales bañaban un gato con gasolina y lo soltaban como antorcha. Es un crimen aunque no me gusten.

LA NEGRA dijo...

Caramba! resulto peor el remedio que la enfermedad...pero yo me quedo con el minino!

LA NEGRA