miércoles, septiembre 06, 2006

Steve Irwin (1962-2006).

Adiós a un gran concientizador sobre la Naturaleza. Irwin estaba lleno de una energía contagiosa y ayudó en gran parte a que los humanos entendieran mejor a los animales y a que muchos aliminaramos la brecha que supone estar cerca de animales salvajes. Si bien no fue líder de ningún movimiento específico, sí se puede decir que su sola existencia es diagnóstica de una generación que respeta y valora un poco más la naturaleza.

Su muerte me deja triste porque se perdió una persona que aún tenía mucho que ofrecer. Sin embargo, igual que con Félix Rodríguez de la Fuente, su impronta imperecedera queda en sus documentales y en la mente de millones de personas que aún siguen su programa en Discovery Channel.

Para los que no lo saben, Steve Irwin (el famoso Cazador de Cocodrilos") murió el lunes mientras filmaba un especial submarino para la televisión en un lugar llamado "la gran barrera" en Australia. La razón de la muerte parece hasta tonto ahora que se analiza, pues se produjo cuando nadó muy cerca de una raya de 100 Kgs, que al asustarse le clavó su aguijón en el pecho, muy cerca del corazón. Cuando esto pasa en un pie con una raya pequeña, por ejemplo, la inflamación es inmediata y el dolor es enorme, imaginen lo que tuvo que sufrir este hombre. Pero ese era Steve Irwin, haciendo lo que más le gustaba y de la forma más cercana posible. Este hombre que prácticamente jugaba con enormes cocodrilos y Mambas negras frente a la cámara, precisamente murió mientras su compañero lo filmaba, aún incrédulo de lo que estaba sucediendo. Llegó inconsciente al bote pero al llegar al hospital solo pudieron declarar su muerte.

Les anexo los comentarios de mi amigo fotógrafo naturalista, el doctor Rafy Rodríguez. Por ahora se los pongo en Inglés:

"I think Steve Irwin death is a reminder to us humans that when we enter the realm of the sea we are almost defenseless againt many of its creatures. Handling a cocodrile or a snake may apparently be more dangerous, but the behavior of sea creatures may be quite different and I think this was Steve's error, overconfidence and extrapolation from his past experiences in land with terrestial creatures. Of course we may rationalized that he died doing what he liked most, but I'm pretty sure dying was not in his inmediate plans. When he appeared in TV feeding a seven foot cocodrile with his one month old child below his arm he was amply criticized by many sectors which clearly pointed out his misjudgement. I recognize that as part of the effort of sending a conservation massage to the public we must run the extra mile, but going beyond our capabilities up to the point of risking our lives is out of order and may be sending the wrong message".

1 comentario:

Doll-Iko. dijo...

Greatness comes with tradegy....he will be soarly missed by many who will follow in his footsteps...God save a quiet place for him...