viernes, septiembre 22, 2006

Una acuarela para un maestro.

Años antes de incursionar en la fotografía ya caminaba en los senderos del arte de la mano de mi amigo el maestro de la plástica Kutty Reyes, quien me incentivó a iniciarme en uno de los medios más difíciles pero más hermosos a la vez, la acuarela. Esta que les muestro me produjo mucha satisfacción y se trata de una obra expresionista donde apenas con algunos trazos del pincel se descubre la figura de una cuyaya posada en un poste. Me gustó tanto que me atreví a regalársela a un Gran Maestro de la plástica caribeña, Sacha Tebó. Recuerdo que era un día de mi cumpleaños y mientras mis amigos llegaban a la casa como acostumbran, (mis verdaderos amigos no necesitan invitación) yo estaba en una charla del maestro, que ofrecía en la desaparecida galería ARTEMIRA. El maestro Tebó, a quien admiro muchísimo por la sensibilidad hacia la naturaleza que muestra su obra y por su clara identidad caribeña, me dijo que le había gustado muchísimo esa acuarela y sin pensarlo, se la obsequié a él y a su esposa Angelines. Solo decirme que le había gustado era un gran honor para mí, pero para mi sorpresa, al día siguiente me llamó a mi trabajo (ni siquiera tenía mi número, o sea que tuvo que mover algunas teclas para conseguirlo!) para reiterarme lo mucho que le había gustado y para preguntarme sobre el papel que había usado. Para los que nunca han pintado con Acuarela, el papel es vital para conseguir efectos específicos, no solo por la textura, sino por la cantidad de agua que permite manejar. Y ahí estaba yo, sintiendome colega del maestro Tebó, discutiendo aspectos técnicos del dibujo y la acuarela. Desafortunadamente, ya no está con nosotros, pero quien le conoció sabe que era una persona sumamente humilde, un hombre cortés, y un artista inmensamente talentoso.

Gracias, muchas gracias maestro! Qué importante me hizo sentir!

2 comentarios:

Doll-G dijo...

Awesome picture. Why were you reluntanct to share these before today???it is beyond my knowledge.....
Great blend of tones...
you can perceive the bird's majestic pose...
I love it too!

Laura dijo...

Mi querido hermano: Nunca olvidaré que nuestra amistad comenzó verdaderamente en Artemira, admirando las obras de Tebó. De ahí, que el conocerte con tan buena estrella te haga el responsable de mi nueva pequeña familia. Gracias por recordarme al maestro Sacha Tebó, quien me inspiró lindos pensamientos plásticos durante algunos años.