sábado, octubre 27, 2007

"Deseperaito"


Impaciente, este Calcalí o Coquí Amarillo (Eleutherodactylus flavescens) le lanza una pregunta a la noche, hacia donde tal vez duerme plácidamente su amada, sobre el mullido colchón de un helecho. No conforme con el silencio, igual que una guitarra trasnochada y trovardiente, se deshace en arpegios de amor.

Para los curiosos, les aclaro que los Calcalíes cantan a través del aire que escapa de sus sacos aéreos, y cada especie emite un sonido distinto, aunque algunos lo hacen de forma muy parecida.

Foto tomada en el Bosque Húmedo, cerca de Caño Hondo.

2 comentarios:

««Ariadne»» dijo...

Greg muchisimas felicidades ve sacando el traje, pa que vayas pa ya con Dario y Angel, jaja, la verdad que ya llegar aqui es tremendo logro y mas en esta categoria :)

Jose Uribe dijo...

Que interesante Pedro. Dale un chin más a los Caicalíes, cual es su área de hábitat en nuestra geografía. Podrías compararlos con los coquíes? Pues son el ícono de nuestra hermana Puerto Rico y creí que eran solo de allá. (Aunque siempre sospeché que aquí había algo parecido, pues aveces oigo en el campo el sonido del coquí)