martes, octubre 16, 2007

Este siempre cae parao


Aunque nuestro endémico Carpintero de la Hispaniola (Melanerpes striatus) es abiertamente perseguido en cultivos de Cacao y Cítricos, es el ave de más amplia distribución en nuestro país, a lo largo y a lo ancho, pero también a lo alto y a lo bajo. Se encuentra en prácticamente todos los ambientes, por lo que se le considera un generalista. Esta foto que hice en el Jardín Botánico Nacional lo muestra buscando insectos en los recovecos de una pared, aunque la gran mayoría de las veces busca insectos en cavidades que taladra, arponeando los insectos con la dura y aguda punta de su lengua. Fíjense como se aferra con sus garras y compensa con una tercera pata...su cola.

6 comentarios:

Elvis Mejia dijo...

Hay que amolarle el pico despues de ese cemento. Felicidades mi hermano Peter, usted siempre se la come.

Fausto Fontana dijo...

Es interesante la propuesta Pedro. Me explico...deberías regalarnos toda una serie de imágenes de ciudad en las que se explore la SIMBIOSIS entre urbe y fauna, entre adaptación y la necesaria supervivencia. Desde cualquier punto de vista que lo abordes, creo que puedes ofrecernos visiones renovadas y llenas de contenido FILOSOFICO. Ya ves, en vez de comentarios...TE DEJO TAREAS!!!

Anónimo dijo...

Bueno no esta demas decir que esta foto va para el album del Yerno, que esta encantado con su trabajo...TQM

Pedro Genaro dijo...

Elvis...yo creo que precisamente amolado es que debe estar luego de ese cemento...

Fausto, qué terrible eres hermano...nada, valor...porque cuando usted habla yo solo digo "sí señor!"

Kari, dile a Chris que se conecte de vez en cuando y que me comente aunque sea en inglés.

Anónimo dijo...

Asere de finos poetas, filosofos y artistas amigos, esta cundio este blog..

Exitos,

««Ariadne»» dijo...

que lindo!!

siempre me han encaantado esoss pajaritoss, con su cabezita roja, se ven tan chulos!!!