domingo, noviembre 11, 2007

Un beso onírico e impaciente


Soñó un beso, que emocionado con el apasionamiento de su propia concepción, salió a buscar la razón de su génesis. Recorrió pueblos y calles hasta que encontró su casa, se "gavió" (trepó) por una mata de limoncillos hasta su balcón, entró por el vertical orificio del manubrio y la encontró dormida. Justo cuando iba dispuesto a posarse en sus labios reventó como una pompa de jabón porque él, etéreo e incorpóreo, no era más que el fragmento de un sueño.

Foto tomada en la Calle El Conde, Santo Domingo (República Dominicana).

5 comentarios:

Lunettas dijo...

Simplemente... SUBLIME.

Margarita Mejía dijo...

Bellísimo.

Melissa Hernandez dijo...

De medicos, locos y poetas todos tenemos un poco...! Impresionante

Soaris dijo...

Que profundo manito!!! porque será??? que uno siempre se despierta en el momento mas bueno... :(.

besitos..

Anónimo dijo...

Breve, magico, y tan fino..Como el vuelo de un Colibri cualquiera..Asere DE OPERA!!..

Exitos,