jueves, diciembre 17, 2009

Flotar sin globos, caminar sin pies...

Para mí el vuelo de las aves siempre ha sido sublime, viendo desde siempre las ilustraciones de John James Audubon o ultimamente las fotos de Arthur Morris. Por eso quisiera compartir en este día con ustedes el vuelo grácil de esta Garza Rojiza (Egreta rufescens), sin complicadas historias llenas de candor, sin Ícaros ni Dédalos, sin fábulas de Esopo, ni aves pintadas en Lascaux...solo el vuelo que parece desafiar la gravedad, el batir de alas que dibujan rúbricas en el aire y recuerdos en el corazón.

Volar es transportarse en términos prácticos, es escapar a las cambiantes condiciones climáticas y por qué no decirlo...es una VAINA que nos ha echado papá Dios, pero sobre todas las cosas...es algo hermoso y maravilloso. Gracias por dejarme entrar un minuto y compartir con ustedes el sentimiento que me provoca esta maravilla.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

lindo

NEGOMOREY dijo...

Sublime Pedro, "cuando yo sea grande quiero ser como tú". Un abrazo y Feliz Navidad.