jueves, diciembre 23, 2010

Última lunera del año.


Me hace recordar un episodio de mi vida...tendría yo unos 3-4 años, y sentados en el zaguán de la calle Santomé en el Edificio Miramar, al ver la luna suspendida en el cielo le pregunté a Mami de qué estaba hecha la luna y ella con su inmensa sabiduría me respondió: "Cocó, la luna es de queso y se come con pan".

Dedicada con afecto y admiración a mi amiga Wendy Tactuk, compañera de varias madrugadas en procesos de edición.

2 comentarios:

Elia Mariel dijo...

ahhhhh !!!! la luna... yo soy una selenita sin remedio
linda tu historia pedro g. :)

MoMa dijo...

:)