lunes, mayo 28, 2007

Amanecer en el espejo

Salinas de Montecristi, República Dominicana.

15 comentarios:

Romayris dijo...

Wao, tremendo reflejo.

Saludos.

Rafael Vargas dijo...

Diablo, mi hermano. ¡Qué foto!

Anónimo dijo...

Miercoles Greg, pero esa foto no la tomaste tú, la verdad que si fué así usted es un verdugaso, y donde es esa vaina men

Anónimo dijo...

A se me olvidó poner que era yo el del mensaje de arriba..

Franny.

LiZzYe dijo...

Te quedo muyyyyy linda esa foto.

;)

Anónimo dijo...

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh Greg, cuando se va a armar un viaje al sur?

AV®

Pedro Genaro dijo...

Amigos, gracias a todos por sus comentarios. Les recuerdo que la foto es de Montecristi, por eso se ve al fondo el Morro, que es uno de los símbolos característicos de este lugar. La foto fue tomada desde las Salinas que estan relativamente cerca del pueblo. Allí se pueden ver en las mañanas bandadas de Garzas, Ibises Blancos, Cucharetas y hasta Flamencos, además de Patos migratorios y Gallaretas.

Pedro Genaro dijo...

Angel, cuando lo arme te aviso...pero recuerda que este es el Noroeste, no el Suroeste.

Anónimo dijo...

i know, but esas fotos :'(

Anónimo dijo...

without words!!!! simplemente eres genial!.

besos, soaris

Anónimo dijo...

Anda tuti..siguen los piropasos..No es para menos eh..Cuan armonia, mezclada con exquisitas melodias de Juan..sin terquedad asere!!..

Laura dijo...

HERMOSISIMA!

Vicky Ledesma dijo...

Bella!

Anónimo dijo...

oopps this picture captivated an audience.....hummmm are ready to go pro...I have been there...where they collect the salt from the sea....spectacular color....great effect! DollG

francis dijo...

Hey coquillo la botaste con esas fotos y los temitas..........
TQM mi hermanaazo mandame las fotos de la comunion de mi niña oite, esperoo verte pronto y cuando sea grande tirar fotos como tu, e ma me voy a comprar una camarita pa coger un training contigo,
Vamos a comprarnos dos Harleys para irnos de monteo a tirar fotos juntos y demas.
Abrazos para toda la familia,
El tio Francois