miércoles, mayo 09, 2007

El amor...por ejemplo

El pasado viernes fui con mi esposa a cenar a Thessaurus (sí, pa que lo sepan...hacen unas ensaladitas bomba), y nos encontramos con nuestro amigo Pablo McKinney con quien estuvimos hablando largo y tendido sobre la vida y sobre algunos amigos comunes...cosas de afecto fraternal. Por cierto...ya José Luis "Laeky", debe haber regresado de Cuba y no ha llamado ese tiguerazo. Entre las cosas que conversamos con Pablo tocamos el punto de su nuevo libro que se llama como esta crónica (nada de casualidad). En seguida me atrapó el título y solo cuando lo terminé pude salir bajo fianza. Un concepto que llamó mi atención es que una de las cosas que más nos inspiran es el desamor...no el amor. Esa sensación de pérdida y angustia, son invitaciones sin RSVP para la bohemia y la creatividad y Pablo lo maneja de una forma magistral. Lo recomiendo totalmente y solo les pido, que no lo lean buscando etiquetarlo pues como bien se plantea desde el principio...no necesariamente es poesía, o ensayo, ni cuento...sencillamente es el amor...por ejemplo.

Esta foto de atardecer semi-abstracto me pareció apropiada para esta crónica. Ese fin del día, fin de un viaje, fin de luz...en una escena que no se define totalmente y sin embargo tiene forma, iluminación y color. Quien sabe si como el Fénix retornará de sus cenizas a verse clarito al día siguiente. Por ahora es abstracto y así me gusta. Por cierto...llovió la noche entera y eso me pone melancólico...la lluvia me ha dado tantos besos y hasta me ha quitado una casa, alimenta los ríos que capturo y alivia las tensiones, esconde las lágrimas y bendice los campos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Asi es mi querido manito (yo de pega siempre) el desamor te saca desde lo mas profundo de tu ser palabras que ni sabias que estaban dentro y como ya te dije la lluvia siempre trae consigo muchas cosas ( melancolia (casi siempre), un recuerdo, un beso, una lagrima)que asi como cae la lluvia por un momento asi son tus recuerdos...

besos, soaris

Anónimo dijo...

¡¡Eres un hacedor de sueños!!!

Ro

Anónimo dijo...

Asere..Diañe el tanque mio no pue con esa profundida..Y no he pa engaña..ni preta q fuera la metafora..aja..

Nathalie. dijo...

Desde niña, continuamente he disfrutado la poesía, he creído en el amor, en la escritura, que la LLUVIA es fuente de reflexión, símbolo de escapar y ver las gotas en un rincón; en la misma fantasía y en que se hará realidad. Luego descubrí, que no sólo me gustaba admirar sino también crear, pero jamás brotó de mis sienes y conceptos algo para escribir hasta que llego(como dice usted)"el desamor", y fue el emblema inesperado que desató las primeras cifras de mis manos. Trazar letras era el único estado en que me encontraba y desde entonces, no paro de escribir, ni dejo de olvidar al héroe de mi inspiración.


P.D: Felicitaciones por su excelente página, porque cruzando este espacio nos permite ver el mundo en común y el suyo propio.
Inclusive decir que lo admiro como persona.
Gracias por la recomendación del libro, siempre busco cosas nuevas para leer, lo tomaré en cuenta.

!Afectuosos Saludos!