jueves, enero 03, 2008

Equilibrio, fortaleza y serenidad


Mi padre, Pedro Gonzalo Rodríguez fue un gran hombre desde muchísimos puntos de vista, y hoy con la quietud de esta madrugada, tan calmada como las aguas de esta foto en Los Corbanitos (Bahía de Las Calderas, Peravia), quise recordarlo con una de las cosas que más lo distinguían...la lectura de dos salmos en la mañanita...antes de salir hacia el trabajo. Estos Salmos eran el 23 y el 91, y recuerdo que la casa se llenaba de mucha paz, luego de que los recitara a viva voz.

Jehová es mi pastor.

Salmo de David.

SALMO 23


1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
2 En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

-0-

El que habita al abrigo del Altísimo

Salmo de David.

SALMO 91

EL que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo á Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en él confiaré.
Y él te librará del lazo del cazador: De la peste destructora.
Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro: Escudo y adarga es su verdad.
No tendrás temor de espanto nocturno, Ni de saeta que vuele de día; Ni de pestilencia que ande en oscuridad, Ni de mortandad que en medio del día destruya.
Caerán á tu lado mil, Y diez mil á tu diestra: Mas á ti no llegará.
Ciertamente con tus ojos mirarás, Y verás la recompensa de los impíos.
Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza. Al Altísimo por tu habitación,
No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada.
A sus ángeles mandará acerca de ti, para que te guarden en todos tus caminos.
En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón.
Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré: Lo pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará, y yo le responderé: Con él estare yo en la angustia: Lo libraré, y le glorificaré.
Lo saciaré de larga vida, y le mostraré mi salvación.

10 comentarios:

Kari dijo...

En los momentos mas dificiles de mi vida trato de aferrarme con mas fuerzas a mi fe, porque esos son los momentos de mayor debilidad y por casualidad o por destino este es una de las lecturas que siempre salta a mi cuando abro mi biblia.

Gracias por permitirme comenzar el dia de una manera tan hermosa.

Jissel Gil A. dijo...

Ambos salmos (23 y 91), junto con el verso de Filipenses que recita "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece", constituyen gritos de guerra y victoria que todo creyente debe recordar ante las adversidades.

Como siempre hermosa imagen manito!

Jissel Gil A. :)

Elvis Mejia dijo...

Toda la Biblia es un aprendizaje constante, pero realmente esos dos salmos son especiales. Bendiciones eternas para todos los lectores de este blog.

Margarita Mejía dijo...

Thank you!

Cuando los vi pensé: Wow! Son los 2 salmos que me se de corazón! Que CAUSALIDAD!!!!! (Sí, CAUSALIDAD!)

THANK YOU!

Mil Bendiciones!

Alexandra Reyes dijo...

uuhh! que lindo! :)
Parece que estabamos conectados esta madrugada :P
Pensaba justo en uno de esos Salmos...y hasta una frase escribí en una de mis entradas recientes...parece que mientras yo escribía, tu te despertabas...y cuando yo dormía, empezaste a escribir! =D

GXS dijo...

Chanfles, me trajo recuerdos de lo mas adorado que he tenido en mi vida, la definicion de amor en mi opinion personal, se resumia en una sola persona, y fue mi querida bisabuela, Tita.

Con su cabecita blanca, me recitaba y me hizo aprender de memoria, cuando yo era pequeñin, esos Salmos, en especial el 23.

Esa fue una, de las tantas cosas que me enseño y que me han hecho moralmente lo que soy. Aunque lo charlatan no se de donde me salio.

Sorry Tita, love you :-).

GXS dijo...

Pero que digo??? Si esa viejita era de lo mas charlatancita tambien jejeje.

Cesar Pinedo dijo...

ESta estupendo el blog..
felicidades cabezon...

alberti dijo...

Que bueno que tu padre era temeroso de Jehova de los ejercitos, Y tu?

Veo que conoce a uno de mis ex-estudiantes Miguel Angel Landestoy.

Muchas veces me lo lleve de excursion a los montes y lomas de Bani, en los cuales amaneciamos en casa de campañas con muchos otros estudiantes. el tenia entre 12 y 16 años. Si lo ve me lo saluda.

Admiro tus fotos y tus travesias

atentamente,
alberti, un profesor de lo de antes

Decia Bodden dijo...

Me gusto ver estos salmos en tu blog :)
Son precisamente mis 2 unicos y favoritos. Los que me reconfortan cuando siento que todo se me derrumba, en los momentos dificiles son como cura para las heridas. Me han hecho recordar a un buen amigo, el cual esta pasando por una pena, que le ha dejado un vacio. Un amigo al cual conoci por un "cumdeamor" jajajja! y que despues cai en cuenta que te conocia a ti y resultamos ser amigos los tres :)
Ayer le escribi tratando de animarlo, pero no se si ha tenido animos de ver su correo. Solo me vino a la cabeza la oracion al espiritu santo, la cual es cortita y otra de mis "pocas" favoritas.

"Señor concédeme:
-La serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar.
-El valor para cambiar aquellas que puedo.
-Y la sabiduría para conocer la diferencia."
Yo espero que mis doctores se sientan mejor, pues la verdad ya se siente su ausencia.

Gracias Pedro, por tu blog.
Un abrazo, amigo.

Decia Bodden