jueves, enero 17, 2008

...y no hay vuelo firme sin hilo


José Miguel Pantaleón es uno de los mejores cardiólogos de nuestro país, y yo he tenido la suerte de tratarlo siendo su paciente y su amigo. Es una persona de gran sensibilidad con sus pacientes pero también en su diario accionar. He tenido la dicha adicional de que es un fiel fanático de mi blog y que lo ha promocionado entre sus múltiples amigos y familiares. Tanta identificación ha tenido Panta con mi concepto de encampanar los sueños que me hizo recientemente un comentario en una de mis crónicas llamada "Todo comienza por los pendones", mientras repasaba antiguas entradas. Tan elaborada y sentida fue su respuesta, que he decidido traerla ahora, en reconocimiento a un gran humanista pero también amigo y hermano.

"No hay chichiguas sin pendón y no hay vuelo firme sin hilo".

En homenaje a todos mis compañeros de los Callejones en Conuco, Salcedo.

Pájaros, cometas, capuchines, cajones, papalotes son todos nombres afines con esto de remontar los sueños. De mi parte guardo recuerdos dulces y amargos sobre este objeto volador. Recuerdo las limitaciones técnicas de mi época de infancia. Pegaba las chichiguas con leche de una fruta que se llama caimito, azaar o almidón de yuca extraído por nosotros. Los pendones eran de un árbol de Guazuma. El hilo era de fabricacion personal y consistía en sacar la cabulla pasando la hoja de este ágave contra un machete, hasta obtener las fibras que luego tejería durante noches y meses con mis propias manos. Las ampollas se convirtieron en cayos y los dedos se me torcieron uniendo las madejas para formar un pequeño lazo capaz de resistir el viento contra mi pájaro. La competencia era feroz, el orgullo mancillado si la soga no resistía y se partía. Tejer 800 Yardas de cabulla no es como soplar vejigas...el ajuste del frenillo determinaba el vuelo y el largo de cola la serenidad en el cielo. Los egoístas apostando a la ruptura, y los pillos acechando para robar la cabulla tejida sobre los platanales. Ansiedad de llamar el viento, ansiedad de que no vuela, ajusta la cola que la chichigua cabecea. La boca seca, el hocico largo de tanto llamar la brisa, el hilo enredado en un tocón o en un racimo de plátanos, los mensajes atascados en un nudo en el trayecto, los roncadores rotos por la fricción del viento, un frenillo que se zafa, "no dejes que el Camilón toque la soga que tiene ajo en las manos", "este pájaro me arrastra, me esta quemando las manos!", las habichuelas con dulce ya estan y todo el mundo para su casa, hoy no se vuela chichigua, corresponde a un viernes santo.
Unas piedras surcan el cielo, es fulano con un tirapiedras que te la quiere perforar. Los rostros quemados por el sol, los cabellos tostados como pelos de cana.
Todo eso y más lo he vivido con mi infancia.

Nunca he comprado una chichigua, siempre la he construído, nunca he comprado un pescado siempre lo he capturado.

Gracias Pedro por permitir recordar esos tiempos cimarroneros.

17 comentarios:

Juan M. Lora dijo...

Bueno la verdad es que mientras leia pensaba tantas cosas, por mi mente pasaba una pelicula que estaba guardada tanto tiempo sin ser vista.Aunque tengo que confesar que si vole muchisimas chichiguas (cajones, estrellas, arañas, pico de bohio, etc. todas hechas por mi con palo finos de pino y de periodico) y capuchines no tuve que hacer los hilos porque en mi escaces economica aparecieron. Me fui tan lejos y tantos lugares diferentes, pero la lectura me trajo de nuevo a nuestra realidad diaria de que hay trabajar duro para conseguir las cosas que ahnelamos, nada nos llega por que si, y en ese camino hacia el exito aparecen tira piedras que te quieren romper tu chichigua. He recordado a traves de esta lectura que la perseverancia en las cosas que creemos y la fe que le pongamos a nuestras ideas, siempre tienen un fruto gratificante. Si no buscamos el hilo, los pendones, el papel y la cola, definitivamente no podremos hacer volar nuestros sueños.

Vanessa Ricart dijo...

La primera vez que intente volar una chichigua, me caí, la segunda vez se me enredó entre un cable eléctrico, y la tercera vez ni voló, así que me di cuenta que eso no es para mí y jamás lo he intentado, algún día lo intentare nuevamente. Ya sea para caerme, para que se enrede o para que no logre alzar el vuelo, total fueron recuerdos de cuando era mas joven, que me llenaron de risas, y después de un rico helado.

cuchillo dijo...

No existe la poesía sin un poeta, no existen mejores palabras para describir a una persona que sus hallazgos, sus hazañas sus encuentros, vestigios de alta sensibilidad, uno diría después de todo paso existió y me marco es una especie de arca de Noé, lo único que llena de recuerdos y esperanzas; la verdad me voy en el tiempo dándole vueltas a tras al reloj me veo niño, al lado de mi amigo desgreñado con un tira piedras en descuido en su bolsillo las hilachas de cabulla tratando de elevar una chichigua, las nubes que se surcan al paso de esa chichigua acecina que vuela como ave en las puertas del cielo.

Un abrazo.

A mis dos hermanos Panta y Pedro.

Cocó dijo...

Como diría Kutty, el relato del Panta es aseshiiiiiiino...
Cuanta nostalgia de aquellos buenos tiempos, que aunque precarios nos enseñaron tanto. Y qué bueno que no nos dieron el pescado, sino que nos soltaron a campo abierto, para que aprendiéramos a pescar. Nuestra generación no necesitó Legos,ataris, nintendos, etc. Desarrollamos nuestra creatividad con lo que había a nuestro alcance. El Panta encontró cabuya, pendones, almidón de yuca, etc, las que transformó con sus manitas para ver volar sus sueños de niño. Vi volar esas gigantes chichiguas hasta convertirse en un punto en la troposfera. Ahí está la esencia de lo que somos... lucha, trabajo, responsabilidad y mucha dignidad. Por eso valoramos la naturaleza, los amigos y todas las cosas. En el lenguaje chichiguesco el Panta tiene un sitial. Yo soy testigo de ello, pues me deleité entre caimitos, buenpanes, frijoles con dulce y mucha brisa, viendo volar las chichiguas del Panta, todas las cuaresmas de mi niñez.

-:-3liomar-:- dijo...

Confieso, me lo he perdido, de construir papalotes no se la base, como se hacen...tampoco las partes...

Alguna vez vole alguno junto a mi padre... fabricada, (Era inmensa), fue comprada.....

Necesitamos:
A yeyo, el cerro, 1 hermano, 2 primos, 2 amigos, 3 porristas, y Yo...Comida.. en cantidad!... Muuuucho hilo, un inmenso carrete (de los que usaba codetel) y guantes (siempre faltaron).

Mi hermano no era el más fuerte, pero es la chispa y la sonrisa...

Los primos expertos en la materia y los amigos para ayudar.
Las ´´porristas´´ no lo fueron tanto, solo miraron...

Yo... hice lo que puede... pero no creo haber ayudado en mucho, es increible para un niño de 10-09 años la fuerza que hace una ´´chichiguita´´... JA!!! esa era un avión...

Mi padre (Yeyo)...si, cordinador, director , el fuerte, y el único que pudo controlar semejante fénix (despues de que tantas veces prefiriera el suelo al cielo).

Lugar: El cerro, propiedad que yeyo conserva estilo amazonas... entre cauchos altos, Café, nidos de aves, cacao, culebras, guamas y palmas, un pequeño claro,.. mejor dicho, un pequeño barranco cubierto de hierbas fue nuestro aeropuerto...

Luego de traumas, e intentos fallidos sin saber si el motor, el viento o los pilotos fallaban.
Tremenda nave se levanta, arrastrando unos cuantos por segundos...

Imaginen la fuerza del hilo en las manos... imaginen la fricción....Ya?... esa nos la chupamos.... y bastante la sentimos..(incluso hubo algunos heridos).

Despues de la tormenta llega la calma.. . ..bueno no del todo.

Hermosa mientras sube!!!, peeero... quien detiene el hilo cuando se acaba un rollo?..de uno en uno, tuvimos que unirlos mientras se acababa... Fueron 9 en total..., y los nudos aguantarán?.. y quien los hará??... Tu? Yo?..Joelito?...No.. que venga yeyo (el mas fuerte), no quiero problemas (boche).

Hablo de horas y horas, unas observando, otras trabajando, curioseando... disfrutando.

Wow!.. era de mi tamaño y ahora apenas y la veo... Una manchita roja en el cielo, y esta muuuuy lejos!...

Aja.. y ahora?.. sería más fácil cortar el hilo y adios!...pEro no es el camino más fácil el correcto...No??

Poco a poco, paso a paso, metro a metro, centímetro a centímetro... recojer todo ese hilo... luchar contra esa nave y toda su fuerza.... cuando logramos aterrizarla, no pudimos verla, ya estaba de noche.....

Cansados pero felices, a repartir cabezas, cada cual para su mesa, para su cama, para su casa.
.
..
...
....
-----
....
...
..
.
No es lo mismo, lo sé, mi nave o su gaviota. Su esfuerzo invierte las cosas...
Lo SENCILLO y trabajado, sudado, llorado, peliado.... al morir, se pierde más... que lo monstruoso comprado.

Todo y digo todo (hastas sus dedos curvos) han sido parte de un proceso de moldeo, para darle gracia, originalidad, chispa, inteligencia, dedicación, empeño, y HUMILDAD...Hacerlo todo un profesional, Un amigo, Un tio, parte de mi familia, un COMPLICE!!...capaz de inspirar...de inspirarme.

Su fascinación por lo rupestre, y a la vez por lo elegante, vive en sus tiempos y vive estos, Estrena objetos, extraña aquellos..


Como Mentor intelectual, es el metodo con el cual trabajo para llegar a mis sueño profesional..

Es un honor tener para mi, su biblioteca, las paginas que lo hicieron Doctor... o su caja de disección....El miembro superior (en el gueso!) que armó...
Pero es mas honor tener en mis manos su confianza, y escuchar, ´´vas bien mi hijo, vas bien´´...

Lo quiero mucho doctor... Lo admiro 200%...En 18 años, jamás lo dije.. pero las palabras el viento las sopla lejos... los hechos no..Son clavos para el alma y la memoria...por eso prefiero Hechos y un poquito de silencio...

Gracias Chegué.

R.E.L. dijo...

Esto me trajo recuerdos de infancia.

Cuchillo dijo...

Cocó... bestial, mortal y cuchillo eso que escribiste de tu niñez y la de Panta. Te confieso que me conmovió un ala del espiritu y me puso a volar y soñar... mortal! Esas son verdaderas escenas de la poesía dominicana.

Abrazos Grandes para todos los que compartimos este blog.

Anthony Areche dijo...

La verdad es que me llenó de júbilo, gozo, alegría y no se cuantos sinónimos mas al leer este escrito y es que muchas de estas historias que el Dr. Pantaleón cariñosamente Panta nos narra ya las conocía. En realidad llenas de sentimiento, llenas de vivencias, llenas de recuerdos porque recordar es vivir. No he recibido el beneplácito de parte de él pero me voy a permitir decirles que el Dr. Pantaleón su sueño era ser ingeniero… sí..., ingeniero agrónomo! el cual fue frustrado su anhelo por situaciones dadas de la época y vaya! …para bien porque todo obra para bien; que médico nos gastamos!

Y cuando Pedro se refiere a que es uno de los mejores cardiólogos yo me iría más lejos, el Dr. llena de honra y dignidad esa carrera, pocos médicos le dan el carácter de seriedad y con la altura que se manejan. Humanitarios, sensibles con los principios muy claros de su papel en la sociedad como médicos, tanto el como su esposa Dra. Mayra Melo a quien también le tengo un gran aprecio. Panta eres una gran persona inigualable en tu forma, a ustedes les tengo un lugar muy especial dentro de mi corazón.

Delió dijo...

“La virtud de un hombre esta en seguir siendo siempre un niño”………
Qué alegría se siente al saber que alguien te admira, que te aprecia y que ve tu esencia única en cada lienzo que vea, en cada nube de color que lo moje, o en el mundo de canciones que escuche.
No soy bueno para la poesía, tampoco nunca lo he sido para volar chichiguas, nunca he fabricado una, porque siempre me la han comprado, mas eso no es causa para no admirar cuando una chichigua viene desde abajo, desde algún callejón de Salcedo o quizás del bosque más denso.
Aun sin haber nunca construido una chichigua o un papalote, se admirar cuando una chichigua aun si tener hilo ni cabuya, se atreve y se arriesga a querer que el viento la azote, aun sin tener la fe de alguien que le diga volaras, algún día.
Vuelvo y digo mi querido tío, que nunca he construido una chichigua y nunca he capturado nada más que un resfriado, pero usted y yo tenemos algo en común, nunca hemos comprado un sueño; siempre lo hemos fabricado.
Es usted por eso, alguien que me ha marcado con un ejemplo de humildad y perseverancia, y creo que la oportunidad de conocer a fondo sus vivencias de joven y aquellos cuentos con mi padre, que aunque se escuchen 10 veces siempre dan risa, es una de las cosas que siempre me causan alegría.
Sin más poesía burda para la cual no soy bueno, escribo estas palabras para corroborar el homenaje que le han hecho, es bueno saber que todo el que le rodea sabe la chispa que usted lleva por dentro.
Espero que lea este "corto" comentario, que es una forma de decir lo que nunca me he atrevido a decirle....mientras tanto se le espera por aquí para pasar un rato, porque se me enciende la sonrisa solo con oír sus pasos...

Un abrazo...
Tu Sobrino, Delio José

Cocó dijo...

Pedro...
La verdad es que tu blog me ha sacado lágrimas, con todo este derroche de experiencias, anecdotas, sentimientos, admiración, y buena onda de la gente que escribe aquí. Volvemos a hacerle honor a la canción de Filio... "no imagino
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio y coincidir"
Sigamos coincidiendo...
Un abrazo, Cocó

jlterrero dijo...

Hay Caballero..Asere PG..
"Verba volati escripta manet"..

Finos..Con o sin Chichiguitas!!..

Exitos!!..

Yanet Pantaleón dijo...

Querido Cheguey,

Me encantó tu escrito...aunque yo sólo llegué a volar capuchines, porque eso de hacer las chichiguas y pájaros éran juegos de varones. Sí me acuerdo de verlos a ustedes, afilando las varillas de coco y sacando cabulla...es más hasta me acuerdo que tu me enseñaste a tejer la cabulla...ah, y me acuerdo igualito de los dedos pegados por la pega del almidón de yuca...

Abrazos... Yanet

Omar Pantaleón dijo...

Jose Miguel,
Como tú dices, volar un pájaro (chichigua de gran tamaño) éra una cuestión de honor. Recuerdo esos tiempos....desde ir de aquel lado del río, por el "paso de Jefe" a buscar las pencas de cabuya, sin hacer mucho ruido... y en las noches clavar un machete viejo en el dintel del rancho y en ángulo de noventa grados, para extraer las fibras de la cabuya, dejarlas secar y luego tejer. Hay que imaginarge las cantidades de empates tejidos, para alcanzar 800 yardas.....hoy día no hay dedos que soporten tal fatiga. Además de conseguir los mejores pendones, conseguir papel resistente de fundas de cemento... y ponerles refuerzos de tela en las partes críticas donde se amarraban los frenillos para que resistieran los fuertes vientos sin rasgar el papel.

Cuando un pájaro "rompía la soga de cabuya" no hay en el mundo velocista que pudiese competir, descalzos, pantalones con elástigos canzados y a media nalgas... con pantorrilas, a las que no le cabía un rasguño más y los dedos tropezados. Todo para poder recuperar el "pájaro" y parte del hilo de cabuya que tanto trabajo costó tener....


Agradezco a Pedro Genaro, por su "Blog", excelente medio para llevar cultura, enseñanzas y vivencias que enlazan con un fuerte hilo cibernético a los amigos y hermanos; donde la distancia física se resuelve con un simple "clic" en la WWW

Yosy dijo...

Hola Cheguey! Cuantos recuerdos vinieron a mi con este maravilloso articulo. Siendo menor q tu recuerdo tu imagen de nino con los buches colorados y los rizos de oro cubriendo tu frente, tejiendo tu cabulla y armando tus famosas chichiguas. Ha llovido mucho desde entonces, y solo nos queda recordar con melancolia esos tiempos q aunque dificiles por las precariedades, nos forjaron a ser hombres y Mujeres de bien. A pesar de todo tuvimos una infancia sana y feliz. Recuerdo como se perdian tus chichiguas en el cielo al volar tan alto. Yo era feliz contemplando las nubes y sonando con algun dia viajar a otros rumbos. Hoy hemos realizado muchos suenos, y en parte se lo debemos a nuestras raices de crecer en el Campo y de tener q ingeniar nuestros juegos y pasatiempos. Nunca Cambies, eres unico y genial. Me encanta remontarme en el ayer y al igual q tu vivo cada una de esas anecdotas de esos dias maravillosos, en q fuimos tan felices con casi nada.
Felicidades y sigamos sonando!
Love, Yosy

Eduardo Pantaleon dijo...

La verdad que al leer este articulo me llegan a la mente muchas reflexiones.

Una de ella esta relacionada a cuanto esfuerzo costaba poner una "chichigua" en el aire con los recursoso disponibles en aquellos tiempos : cuanto empeno, dedicacion, perseverancia, cuanta determinacion habia ostentar para lograr hacer volar una "chchigua" o mejor dicho hacer volar "volar un sueno".

Y no solamente era hacerla volar, sino, la incertidubre de que se "trozara" el hilo artesanal hecho durante meses o uno que otro malicioso que tratara usarlo como blanco con su tirapiedra.

Que diferente es hoy dia donde venden las chchiguas hechas en los semaforo o en el mirador. Hay casos de personas que la compran ya encumbrada.

Hoy en dia los ninos con lo videojuegos pueden poner a volar (virtualmente) todo tipo de aeronaves practicamente sin ningun esfuerzo, perdiendose asi una gran leccion de lo cuestan "hacer volar y lograr" las metas y los suenos en la vida.
Podemos facilmente hacer de este relato una corelacion con la vida:
Cuanto nos cuesta elaborar nuestros proyectos, lanzarlos al aire, esperar con paciencia que lleguen unos vientos favorables, y luego que comenzamos a volar esperar que el "hilo no se troce" o que alguien maliciosa no queiera "trozarlo" y de que nos tiren piedras sera cosa habitual.

Por otro lado, cuanto le ensenaba esta actividad a un nino lo realmente cuestan las cosas en la vida (lograr las metas y los suenos) partiendo de cero.

Hoy en dia cualquier nino puede "volar" virtualmente en un video juego cualquier aeronave "sin ningun esfuerzo", sin realmente "volar" y ni tampoco asumir los riesgos inherentes a "volar" y ni los riesgos de relacionados a alcanzar objetivos en la vida.

Manolo dijo...

No es solo un juego de ninos,es un desafio para los adultos, es pura fisica, puro ingenio. Soy apasionado con las chichiguas; pero esta vez , no voy a comentar sobre ellas, ( con el permiso de todos). quiero basar mi comentario , sobre algunos de los que ya lo hicieron. Ellos son: JM Pantaleon, Coco', Josy,Omar y Yanet. si nos vamos mas alla de las letras de sus comentarios ,podremos encontrar un derroche de humildad, una elegante muestra de autenticidad,una gran leccion, para los que se quieren cubrir la espalda con su pecho. para quien no los conzca , ahi va algo de ellos: Todos son profesionales brillantes,todos tienen su futuro asegurado, todos son ciudadanos ejemplares,exitosos,verdaderos maestros en cada una de sus ramas,hombres y mujeres que cultivan lo mejor de de cada quien..y ahi estan los resultados. no voy a continuar porque creo que el mensaje esta dado. Siento mucho orgullo por ellos. Manolo pena

Anónimo dijo...

Y DIJE QUE NO ERA SOLO UN JUEGO DE NINOS....En Santiago Sacatepequez(Guatemala) el 1ero de noviembre, le rinden tributo a los muertos, mediante ofrendas florales y un particular evento de vuelo de barriletes ( cometas), cuya elaboracion tarda semanas y meses, el promedio de tamano es de 5metros y pueden pasar de 9mts. de diametro. .... O TENDRAN QUE REUNIR LAS ESCUELAS Y COLEGIOS , PARA QUE TODOS LOS NINOS PUEDAN HACER ESTO