miércoles, enero 02, 2008

Todo comienza con los pendones


Se lo va a decir cualquier Chichiguero que se respete...sin pendones no hay chichiguas y hasta los capuchinos que aspiran a ser cometas necesitan de este armazón. Si queremos encampanar los sueños, necesariamente debemos tener una base sólida. Mis mejores deseos en este nuevo año y que Dios me los bendiga y me los cuide por siempre.

4 comentarios:

José Miguel Pantaleón dijo...

No hay chichiguas sin pendon y no hay vuelo firme sin hilo. EN HOMENAJE A TODOS MIS COMPANEROS DE LOS CALLEJONES EN CONUCO,SALCEDO. Pajaros, cometas,capuchines, cajones,papalotes son todos nombres afines con esto de remontar los sueños. De mi parte guardo recuerdos dulces y amargos sobre este objeto volador. Recuerdo las limitaciones tecnicas de mi epoca de infancia. Pegaba las chichiguas con leche de una fruta que se llama caimito, azaar o almidon de yuca extraido por nosotros. Los pendones eran de un arbol de Guazuma. El hilo era de fabricacion personal y consistia en sacar la cabulla pasando la hoja de de esta bromelia contra un machete, hasta obtener las fibras que luego tejeria durante noches y meses con mis propias manos. Las ampollas se convirtieron en cayos y los dedos se me torcieron uniendo las madejas para formar un pequeno lazo capaz de resistir el viento contra mi pajaro.La competencia era feroz, el orgullo mancillado si la soga no resistia y se partia.Tejer 800 Yardas de cabulla no es como soplar vejigas.El ajuste del frenillo determinaba el vuelo y el largo de cola la serenidad en el cielo.Los egoistas apostando a la ruptura,y los pillos acechando para robar la cabulla tejida sobre los platanales. Ansiedad de llamar el viento, ansiedad de que no vuela, ajusta la cola que la chichigua cabecea. La boca seca, el hocico largo de tanto llamar la brisa,el hilo enredado en un tocon o en un racimo de platano, los mensajes atascados en un nudo en el trayecto, los roncadores rotos por la friccion del viento, un frenillo que se zafa, no dejes que el Camilon toque la soga que tiene ajo en las manos. Este pajaro me arrastra, me esta quemando las manos, las habichuelas con dulce ya estan y todo el mundo para su casa, hoy no se vuela chichigua, corresponde a un viernes santo.
Unas piedras surcan el cielo, es fulano con un tirapiedras que te la quiere perforar. Los rostros quemados por el sol, los cabellos tostados como pelos de cana.
Todo eso y mas lo he vivido con mi infancia.

Nunca he comprado una chichigua, siempre la construyo,nunca he comprado un pescado siempre lo he capturado.
Gracias pedro por permitir recordar esos tiempos cimarroneros.

Kutty Reyes dijo...

Panta muy pocos escritos, estan cargados de tanta realidad, ternura, tristesa, alegria, fantasia no existen para describir tanta elocuencia.

Eres un cuchillo al extremo!

Kutty

ralf dijo...

Pedro Le agradezco en nombre de todos los jovenes de guerra el hecho de crear una etiqueta que identifica sus fotografias tomadas en nuestro municipio... muchas gracias. Me tome la libertad de publicarlas en el blog de guerra
www.guerramunicipio.blogspot.com

Nolberto Rodriguez Rivera dijo...

waooo me encontre este articulo por casualidad, buscando informacion sobre como hacer los frenillos de la chichigua de mi hijo y solo puedo decir que este tema me impacto.

eso se llama pintar con palabras hasta el punto de hacer que el lector se sumerja en el tema.

muyyy bien.