sábado, abril 18, 2009

De buenas intenciones está empedrado...

Un grupo de haitianos participa en un Bakini, ceremonia en la que se celebra el paso de la vida hacia la muerte de un niño. Se imaginan lo sufrido que tiene que estar un pueblo para celebrar la muerte de sus infantes? La Cajita de Bacalao que llevan los hombres es un ataúd improvisado, tapado con una sábana.

"Los Estados Unidos no tienen enemigos, sino intereses" - John Foster Dulles.


Leí ayer unos comentarios de Hillary Rodham Clinton sobre Haití y como nuestro país puede ayudarlo y de entrada no pude evitar pensar..."la misma historia de siempre, la jefa de la diplomacia visita el Caribe y nos estruja en la cara lo que nosotros hace rato que sabemos...que Haití necesita ayuda". En esta ocasión sin embargo, involucra al empresariado dominicano instandolos a crear infraestructura hotelera, alegando que existen las condiciones en Haití para invertir allá...Unjuá, ta bien! Me llama mucho la atención la expresión de la señora Secretaria de Estado estadounidense cuando ella misma tras visitar Haití proclamó "Queremos que los planes lleguen a su final, más allá de los gobiernos" por lo que es obvio que los gobiernos no son fiables y/o estables. Está clarísimo que la inversión que se ha hecho en Haití se ha atomizado y anda dispersa en la calidad de vida de los haitianos, en sus bosques cada vez más destruidos, en su educación y salud progresivamente vueltas un desastre. Alguien se está beneficiando del dinero invertido allá, y así seguirá pasando mientras no haya programas de seguimiento eficaces, que velen porque el arroz de ayuda internacional se quede en Haití en vez de venderse en la frontera por sacos, por poner un ejemplo pendejónico...dejado caer ahí a ver a quien le sirve ese sombrero. No digo que haya pasado ayer o hace un mes, o un año, pero perfectamente puede pasar en el momento en que usted lee esto, sencillamente porque no hay seguimiento.

Un camino correcto podría ser uno en que nos despojemos de una serie de paradigmas sobre como se ha manejado hasta ahora el caso de Haití. Es cierto que la República Dominicana puede jugar un rol estelar en la recuperación definitiva de Haití, pero para eso se va a necesitar de una monstruosa inversión de recursos de parte de la COMUNIDAD INTERNACIONAL. Perdonen que haya subido la voz, pero es que esto hay que tenerlo claro, porque mientras se pretenda que un país pobre como el nuestro, que tiene infinidad de asuntos domésticos pendientes de resolver es la salvación de Haití...sencillamente vamos a dejar el asunto donde mismo está ahora y ha estado desde que Haití existe...en la inercia total.

La esperanza es audaz, nos dice el nuevo Presidente de los Estados Unidos y quien mejor que él para aseverarlo, un hombre que "desfifarró" uno de los grandes paradigmas de su país al ganar las pasadas elecciones presidenciales. Hace poco veía un reportaje fotográfico de la revista LIFE sobre la muerte del Dr. Martin Luther King a manos de un fanático en el Motel Montgomery donde se hospedaba. En una de las fotos un hermano del dueño del hotel aún limpiaba la sangre del doctor King del piso. Perdonen la disgresión, pero yo me entiendo...40 años después la gente se atrevió a ser lo suficientemente audaz como para hacer las paces con una historia que los había rajado de Sur a Norte. Para entrarle a Haití lo primero que hay que hacer es un "despojo", dejar atrás todas las concepciones erradas sobre este país y asumir un proceso de sincerización que trascienda la fachada. Es verdad que Haití y el pueblo haitiano son hermosos, pero también es cierto que tienen un problema serio (que cual es???preguntenle a los miles de haitianos que han salido de su país!), y hasta que esto no se dilucide de la manera más sincera posible seguiremos en las mismas...seamos audaces también para asumir un desarrollo sostenido, o no hablemos tanto, que hay veces que calladitos nos vemos más bonitos.

Dicen que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno, pero ciertamente espero que el camino al cielo también...quisiera pensar que hay un genuino interés en los Estados Unidos de resolver estos problemas caribeños y no que sean un golpe de efecto para disminuir la influencia de Darth Chávez en el Caribe. La desidia de Estados Unidos para tomar el toro por los cuernos en los casos de Cuba y Haití tiene que llegar a su fin, ya es hora de crecer y aceptar responsabilidades en vez de hechar constantemente la culpa a la República Dominicana por el solo hecho de ser la nación que está al lado, pues somos un país que le ha abierto los brazos a cientos de miles de ciudadanos haitianos, legales o no, aliviando considerablemente la presión económica de Haití*. La Cumbre de Trinidad y Tobago será histórica desde muchos puntos de vista y parece que será el que tenga más saliva el que coma más hojaldres...esperemos a ver si la habilidad diplomática se corresponde con la sincera voluntad de cambio.

* No es que deje tácito el hecho de que también nuestro país se alivia económicamente con la mano de obra barata, es que lo estoy enfocando desde allá para acá. Yo antes tuve muchas reservas con la inmigración ilegal haitiana, pues se trataba según mi punto de vista, de fantasmas, gente que tenía la posibilidad (si bien no necesariamente la voluntad) de delinquir y pasar como invisibles pues sencillamente no existían, no estaban registrados. Demasiado buena es la comunidad haitiana que sin estar controlados se disponen a trabajar incansablemente. Ahora con el uso de datos biométricos en las cédulas esto podría cambiar dramáticamente para bien, entonces dependerá la implementación de la inscripción masiva de haitianos en el proceso de cedulación.

4 comentarios:

3smirn@ dijo...

Pedro, me alegra saber que además de tus dones de curador de sirimba y tus otras ocupaciones del alma, tu “filantropía” te haya permitido abarcar este tema. Yo estoy de acuerdo contigo en todo lo que dices. En nuestra isla de Quisqueya, todavía quedan muchas cicatrices históricas, que por burocracias, ignorancia e intereses monetarios, nos han abrumado desde el tiempo que los Haitianos buscaron su libertad, y se convirtieron en el primer país formado por esclavos, en el continente americano.

Ambos somos países del “tercer mundo”. Nos guste o no. Me consterna que solo se piense en la situación de los haitianos para sobresalir en política internacional. El pueblo haitiano igual que el nuestro ha sufrido dictaduras y desfatachismo político en todos sus aspectos al igual que nosotros.
Mirándolo desde el lado humano que es el que me concierne, somos seres humanos todos. La ignorancia juega un papel importante en todo esto, pero no para abusar a gente como nosotros ciudadanos de una isla “en el mismo trayecto del sol” como dijera Pedro Mir.
Muchos Dominicanos somos emigrantes en otros países del mundo (blancos, negros, jipatos, indios, etc.…) cualesquiera sea el calificativo por nuestra fachada exterior. Hemos llegado a sistemas de vida establecidos, muchos hemos sido discriminados y tachados por la desfachatez de algunos. Otros hemos progresado apegados a las reglas de sociedades establecidas.
El punto es de: “no hacerle a los demás lo que no nos gusta que nos hagan a nosotros”.
Pobres haitianos, ¡si pobre haitianos! en su condición humana, como en su tierra no pueden establecerse y mantenerse monetariamente.
¿Donde esta todo el dinero que le dieron a Aristide?
Cada quien tiene que tomar responsabilidad de su destino, pero con la barriga vacía, dime tu ¿Qué autoestima puede tener un pobre?
Viviendo sumido en la pobreza y la ignorancia
¿Qué valentía tiene alguien para progresar?
Muchos rompen lo esquemas y sobresalen, otros se alimentan de su propia gente a cuesta de intereses, otros comercializan la mano de obra barata. (Como que hasta en eso nos parecemos a muchos países ¿..?).
Humanidad, que no solo nos corresponde a nosotros vecinos.
Mente y corazón en buenas obras en las manos de los líderes haitianos por la responsabilidad moral que tienen con cada uno de sus ciudadanos.
Educación y la implementación de industrias que les permitan establecerse y reforestar, su tierra.
¿Mano de obra barata? Claro si muchos Dominicanos, no quieren hacer el trabajo que hacen los haitianos, y muchos empleadores se aprovechan de su situación para explotarlos mejor a ellos que a Dominicanos que tiene deseos de trabajar. Organización y dejarse de tanta pendejá, me hastía este tema, porque se nos olvida a los negros Dominicanos que todos somos descendientes de la misma “raza negra”.
O ¿Qué vinieron de otro planeta los negros que implantaron nuestra herencia genética?

¡CARAJO! Mira mejor no sigo, porque hay tanto envuelto en este tema que me desgarra el alma que no se vea la calidad humana de los haitianos, por la pantalla de hipocresías y burocracias….?#%@*&%$$$....+

“La gloria no está en Estados Unidos, ni el infierno esta en Haití”



Las Canas de una Haitiana
http://www.dominicanflave.com/articles/article/3657747/53065.htm


“A través de la cultura es la única forma que los pueblos se unen y se olvidan las cicatrices históricas.”

Héctor Emilio (Motika) dijo...

Bueno Pedrolo, es tanto lo que quisiera decirte de este post que terminaría casi escribiendo otro. La realidad es una sola, la ayuda que le hemos dado a Haití haciéndonos de la vista gorda ante esta pacífica invasión la pagaremos caro, muy caro. Nuestras costumbres, nuestra cultura y nuestra propia historia terminarán por no ser nuestras.
Tenemos mucha tela por donde cortar con este tema, en algún safari hablaremos de el.
Un abrazo.

ysbelia dijo...

Pedro, hola.
siempre he estado muy de acuerdo con un ex-presidente de nuestro pais cuando el decia que los problemas de Haiti no es un problema exclusivo de RD, es toda la comunidad internacional,
asi que los EU deben de poner un poco de su parte para mejorar la situacion de ese pobre pais.

Ysbelia.

Anadell dijo...

Lo expresaste en tu articulo Pedro, lo que sucede es una cuestión de intereses, y en realidad a nadie le importa HAITI, más bien es que no quiere que le afecte, porque como todo es sistemico, tambien los afecta a ello de alguna manera, por decir un ejmeplo por el aspecto ambiental.

En cuanto a las¨ayuda internacionales que han ido a HAITI.. es bastante cuestionable, pues como tu dice se trata de darle una politica de seguimiento no darle pescado y abandonarles a su suerte.

Pd. que bien, que tambien escribes para quienes una imagen no le basta.

saluditos