domingo, mayo 18, 2008

Laguna de Oviedo!


Este es uno de mis sitios favoritos en todo el país y definitivamente quería que mi amigo el Viejo Panta lo conociera también. Lamentablemente no tuvimos tiempo para seguir hacia Bahía de las Aguilas y el Hoyo de Pelempito pero es mejor así para dejar tesoros pendientes de encontrar.

8 comentarios:

Jose Miguel Pantaleon dijo...

La verdad que mi deuda con Pile es grande. No conocia el Parque Jaragua y en realidad que es extraordinario.
Conducidos y escoltados por una leyenda viviente, el Sr. Blanco Turbi, un legendario cimarron que conoce donde esta cada mata de hierba, cada tocon y cada secreto de este "Tesoro nacional".
Que experiencia mas inolvidable!
Este senor venia de amanecer en Bahia de las Aguilas. No durmio acechando a las tortugas marinas que depositarian sus huevos en la playa, con el gran inconveniente de que era fin de semana largo y el lugar se lleno de gentes,casas de campanas, chimichurris y por supuesto mucho Ron.

Todo el mundo tenia un permiso oficial del Estado o era hijo de un politico o un general.
Este hombre se fajo para salvar las camadas de huevos depositadas o que depositarian las tortugas en la blanca arena y que corrian el riesgo de ser pisoteadas por los visitantes intrusos que ocupaban su espacio con las casas de campana. El aguanto insultos, malcriadezas y maldiciones pues nadie sabe ni piensa en el entorno que ocupa. Casi siempre solo pensamos en nosotros y en el momento. No hemos aprendido, que podemos disfrutar ese momento y sentirnos mejor cuando cumplimos las reglas basicas y sencillas del comportamiento humano. Estoy seguro que nadie se acordo de recoger la basura y dejar el espacio como lo encontro. Las tortugas construyen pero a diferencia nuestra, ellas dejan el espacio como estaba.
Bueno... el Sr. Turbi, carga los huevos para que no sean robados por malhechores que luego los utilizan para venderlos como afrodisiacos y hasta sacrifican al Carey para meter su miembro sexual en una "Damajuana". Turbi enfrenta a este tipo de personas y por eso no duerme. Es celoso, extremadamente celoso con el medioambiente. Por eso ha sido galardonado en varias ocasiones segun me conto Pedro.
QUE HACE CON LOS HUEVOS DE LAS TORTUGAS???
Los incuba en una especie de incubadora natural de arena en su casa. Luego que nacen las tortuguitas las libera en la playa de Bahia de las aguilas a la luz del mundo. Este es un "HEROE NACIONAL" y me arrodillo ante las virtudes de un hombre que no fue a la Universidad, no es Biologo Marino y que no ha podido salvar todas las tortugas del Sur, pero a esas si le ha salvado la vida de manera exitosa.
NO ME PREGUNTEN CUANTO GANA DE SUELDO. Eso no se puede decir, pues generaria una indignacion colectiva de parte de Ustedes.
El paseo es refrescante como su conversacion y la presencia de Pedro me transmitian una seguridad absoluta. Un momento inolvidable como para no regresar a enfrentar lo cotidiano.
Nos desplazamos en su bote con mucha seguridad y mucho confort.
La primera visita fue para observar una mancha rosada que cada vez que nos acercabamos se hacia mas hermosa. Eran las "Cucharetas" o Platalea ajaja. Son enormes y tambien eran mi primer "Lifer".
Como un regalo de Dios, habia una ave preciosa que parecia una estatua inmovil, se trataba del unico "Flamenco" que me habia esperado justamente para mostrarme toda su elegancia y esplendor.
Luego vinieron las visitas a los cayos y cada vez el viaje se hacia mas interesante.

Una maravilla observar las distintas garzas y a los cocos blancos en sus nidos.
Luego el cayo de las Iguanas Rinoceronte, un lugar paradisiaco como para pernoctar y observar las iguanas. Ahi encontramos una Orquidea florecida majestuosa.
Admire el respeto y lo celoso del Sr. Turbi con estos pajaros que anidan en estos islotes. El los trata con un respeto absoluto e inviolable. Dice que no puede abandonar a estas aves y que aveces se mortifica pensando en que no puede darle vuelta, pues no tiene para la gasolina del bote.
Cuanto disfrute este paseo inolvidable y cuanto aprendi de la humildad y el coraje de heroes anonimos que se desvelan para cuidar lo que las futuras generaciones tendran como tesoro, sin conocer las amarguras y las necesidades con que vivieron sus vidas!

El Viejo Panta

Saul dijo...

Cuanto daria yo por ver a esas tortuguitas luchar su camino a ese mar que las espera, las veces que he ido a Bahía de las Aguilas en época de desove tampoco he tenido la dicha de ver un carey e la arena. Me da envidia de la buena su hermoso recorrido, la verdad que el sur tiene un encanto que es ignorado por muchos. Saludos a todos!

Carmen Grullon Productions dijo...

Tostado por el sol inclemente y curtido por el pesado discurrir de los días entre el salitre y nuestras aves endémicas, transcurre la vida de: Bienvenido Blanco Turbí... TURBÍ, como todos lo conocen, es un hombre fuerte y honesto, cortado por la tijera del pasado, modelo de hombre de los que ya están descontinuados, de aquellos leales y respetuosos caballeros, que ya están en franco y progresivo proceso de extinción.
Y es tal vez por ser una especie en extinción en sí mismo, que se preocupa por continuar realizando la labor que inició hace poco más de 30 años.

No hay que investigar mucho para saber que la difícil operación que realiza Turbí con los huevos de las tortugas, es realizada en otros países contando con múltiples recursos, (técnicos, económicos y humanos), para hacerla incluso más eficiente ecológicamente hablando. Es por este conocer lo extrema de la precariedad con la que desempeña su importantísima labor este humilde hombre Dominicano, que nos sentimos orgullosos, y tenemos la imperiosa necesidad de publicitarla, de darla a conocer a las generaciones presentes y futuras que cosecharán los frutos de su prolongado esfuerzo.

En las playas de nuestra riviera sur oeste, en el Parque Nacional Jaragua, desovan anualmente cientos de tortugas marinas: tinglares, tortugas verdes y carey; estos huevos sufren los estragos de una población pobre e ignorante, a quienes la falta de constancia en la alimentación les afecta el juicio y quienes además les otorgan beneficios proteicos y afrodisíacos incalculables.

Es por esta práctica bárbara de visitar los nidos de las tortugas y saquearlos sin compasión que surgen Blanco y su apostolado. Iniciado en la práctica de protección ambiental por un ex - funcionario del Museo de Historia Natural, hace casi 30 años, Turbí realiza su labor sin descanso, sin tregua e incorporando además a todos los miembros de su familia, ya que sus hijos varones conocen a fondo nuestros valores ecológicos y naturales, los protegen y los admiran, tanto o más que su padre.

Es por este esfuerzo individual, pero de inmensas proporciones para la ecología, la fauna y el medio ambiente, que consideramos que este hombre de brazos y piernas fuertes, corazón de roble y voluntad de hierro, merece ser visto como LÍDER y ejemplo para su comunidad y para nuestra Patria.

Y es que Turbí, sin proponérselo y de manera desinteresada, ha dado un invaluable aporte, a nuestro país e incluso a la humanidad, que no sabe la procedencia maravillosa de esa gran tortuga que de repente aparece en las arenas de Cancún, pero que nació hace años en una de las neveritas blancas de la humilde casa de Blanco Turbí, a orillas de la Laguna de Oviedo.

Quiero compartir que el pasado año, la Fundación Brugal le proporcionó a Blanco Turbí, 20 nuevas neveritas, balanza, lámpara para incubación, focos, y demás elementos utilizados por él en el proceso de control de la natalidad de las tortugas, así como un mulo para facilitar sus traslados con los huevos en medio de la noche.

Jose A. Uribe dijo...

Wao. Sin opacar la foto con su crónica. PERO QUE CLASE DE COMENTARIOS NOS GASTAMOS HOY!!!!!!

Excelente

Un abrazo a tod@s

Rakel Elke dijo...

De esta foto lo que me llamó la atención fue el color de la laguna, que extraña, verdad?
pero lo más interesante de todo a sido leer lo que hace el señor Blanco Turbi, todo un ejemplo, gente como él hay muy poquita, una especie en vias de extinción.

Un saludo desde el Mediterráneo

miguel a. dijo...

Tremendo el paisaje Pegoro. La iluminacion esta bien armoniosa, todo a full detalle y color! Sin dudas es un gran santuario de vida, vigilado celosamente por don Blanco Turbi, guardian y protector de la laguna. Como bien narra Panta, esa dedicacion que va al punto de recoger los huevos y dar seguimiento hasta el punto eclosionar bajo su cuidado, es una obra de conservacion invaluable. Que bueno que tengamos gente como don Turbi en nuestros pueblos. Son un ejemplo a seguir y ojala se les reconozca y tomen en cuenta en vida.

Miguel A.

Kutty Reyes dijo...

Pestigre esa foto es tan de mi agrado que ya trabaje una plumilla mortal.

Pesti te felicito! con yuca como siempre.

ysbelia dijo...

Este comentario no tiene desperdicios, Me quito el sombrero ante el Sr Turbi, con personas como el, nuestro pais fuera otra cosa.
Esa zona del pais no la conozco, espero cuando regrese alla poder tener el placer de vicitarla.
Gracias Pedro por todo lo que nos muestras dia a dia.

Ysbelia.