sábado, octubre 10, 2009

Espeleólogos

Dedicada a mis amigos Ronny Morales, Manolito Valera, César Augusto Castro Serra, Neil Checo y Francis Cabreja, por las veces que subimos al Mirador del Sur desde desde nuestro barrio, Los Jardines del Sur (valga la "rimbombancia"), para luego meternos en las cuevas del famoso "Paseo de los Indios", cuidandonos de cacatas y murciélagos, linterna en mano, corazón en la boca, guayones en las rodillas y algún que otro tobillo torcido, expectativa de encontrar un río que nunca vimos pero siempre oímos, mochilas del anterior año escolar, desiertas de libros y llenas de galleticas Guarina, Salchichas JaJá y una barrita de Chocolate Embajador (para recuperar fuerzas), cantimploras con refresco rojo que nos dejaba con más sed (a nadie se le ocurría vender agua en botellitas, porque el agua no se le negaba a nadie), corozos en los bolsillos para hacer anillos, junto a caracolitos y piedras marinas. Al final, luego de emular a grandes exploradores y bajar por el farallón (justo por donde hoy cruza el tunel de "La Núñez", aún nos quedaban fuerzas para volver a ser niños y jugar en los columpios del Club LJS. Gracias compañeros, por ser cómplices, por ser hermanos!

Esta cueva de la foto es una maravilla que es y no es, una mezcla de recuerdos y realidades, con un poco de fantasía.

11 comentarios:

Gaviota dijo...

:(.........

3smirn@ dijo...

Para mi que vivo de recuerdos...me parecio precioso tu escrito.Me imagino esos carajitos....!!!

alyohara dijo...

siempre vuelo con tus escritos y tus recuerdos , hermosa foto, y que bueno es disfrutar de la infancia...
Feliz finde Pete...

Karen dijo...

Precioso, precioso, precioso post! :-D Gracias. La foto, ni se diga...

Tesa dijo...

Es cierto que andamos conectados.

Qué buenos recuerdos y qué bella la foto y lo que se intuye de la cueva.

Fui exploradora aventurera debajo de una sábana con una simple linterna, y cuando no tenía con quien compartir mis exploraciones, mis propios pies me servían de enemigos o amigos, dependiendo del guión. Creo que por eso me crecieron tanto.

Y ahí me quedé con esa fantasía casi intacta.

Un abrazo, Pedro,

Arturo Ruiz dijo...

Me acabo de transportar en el tiempo. Caramba, que falta me hace mi padre, con quien hacia justo el mismo recorrido.

Gracias por los recuerdos.

Decia Bodden dijo...

La verdad Pedro es una bella foto. Segun iva leyendo me iva imaginando el recorrido, el miedo y la valentia de ninos curiosos. No hay nada mejor que recordar, como dice la frase, "recordar es vivir!"

Héctor Emilio (Motika) dijo...

Que fotaza mi hermano!

Z. Wanda dijo...

La verdad.. de lo unico que vivimos es de esos hermosos recuerdos de infancia... cada linea que escribio me hacia volar la imaginacion... muy lindo los ecrito.. mantenga esos recuerdos siempre vivos, y la foto ni se diga.... es muy hermosa, no por la foto en si, si no por lo que significa

Aneta dijo...

que hermoso lo que nos contas Pedro!!!!

Guillermo dijo...

Es una imagen hermosa y evocadora...
Me parece andar con los tigueritos investigando las cuevas, con los refrescos rojos (que ya no saben igual) y las latitas de salchichas.
Hoy en día los niños no pueden hacer nada de éso, la vida se complicó, los peligros de estos tiempos les niegan vivencias como las nuestras.

Que lean tus páginas, es lo que les queda...