martes, diciembre 11, 2007

"Elemental, mi querido Watson..."


Ahí estaba Holmes frente a mí, o mejor dicho a cientos de miles de kilómetros de mí, cerca de la Constelación de Perseo...y no era Sherlock, sino el Cometa Holmes. Increíble que pudiese observar este fenómeno a simple vista, gracias a nuestro amigo Robert Guerrero, quien lo encontró en el cielo. Gracias también a mi amigo Maurice De Castro por prestarme su foto porque la mía quedó bien cachuca (mala) debido al problema de enfoque del que ya les hablé en la crónica anterior.

Haciendo un poco de historia, y para ahorrarles ponerse a buscar en internet (hey, esto que leerán a continuación es un copy/paste, no lo trajo integrado mi disco duro), les doy las siguientes informaciones:

"El descubrimiento de este objeto lo realizó el astrónomo Edwin Holmes en 1892, mientras observaba la galaxia de Andrómeda y que por casualidad halló el cometa. Desde su descubrimiento siempre ha llamado la atención, pues este súbito incremento de brillo ya se ha producido en otras ocasiones desde hace más de un siglo, para después debilitarse nuevamente. El cometa Holmes recorre su orbita en torno al Sol en unos 7 años, alejándose a una distancia de 321 millones de kilómetros de nuestra estrella. Debido a que su orbita no era conocida con precisión, se observó en 1899 y 1906, pero durante seis décadas no se supo nada sobre éste. Gracias al trabajo de Marsden, el cometa fue redescubierto de nuevo en 1964. Siendo un objeto tan pequeño, resulta realmente extraño para los científicos el hecho de que pueda incrementar su brillo de un modo tan destacado. La razón podría hallarse en la colisión con un objeto -no detectado- o en la apertura de una grieta en su superficie que expulsase grandes cantidades de material del núcleo.

El 23 de octubre de 2007 la magnitud del cometa Holmes rondaba 17, unas 25 000 veces mas débil de lo que seria necesario para observarlo a simple vista. En menos de 24 horas, su brillo había ascendido hasta magnitud 7, mostrando las observaciones más recientes un nuevo incremento hasta magnitud 2-3. Las últimas imágenes tomadas por los aficionados indican que este cometa ha incrementado el diámetro de su coma y cuenta también con una pequeña cola, aunque ésta no parece apuntar en dirección exactamente opuesta a la del Sol. Actualmente se encuentra entre las orbitas de Marte y Júpiter. Varios astrónomos aficionados han indicado que observado con un telescopio presenta el mismo aspecto que un planeta gaseoso. Aunque las predicciones sobre la evolución de su brillo son algo inciertas, los estudios recientes indican que el 17P/Holmes podría incrementar más su brillo y desarrollar una cola fácilmente visible con instrumentos ópticos". Fuente: http://www.astroenlazador.com/

2 comentarios:

Kary dijo...

Pa`usted acaba de dar en el "clavo" de mis preferencias. Me encantaron las fotos, si tiene mas le agradeceria que me las permitiera para mi coleccion personal...:D

Soaris dijo...

wao!!!! que chulo, me hubiese gustado estar presente, para poder apreciar este evento :(

besitos