sábado, diciembre 29, 2007

Yuan Eu Liao


Yuan, me hubiera gustado hacerte un acróstico con palabras que te simbolizaran, pero no encontré sinónimo de Solidaridad con la letra "Y", ni de intelectualidad con la letra "U", pero dejé las últimas dos porque sí hay dos cosas que pegan muy bien contigo..."A" de Amigo y "N" de Nobleza. Que Dios te bendiga hoy y siempre. Te tengo un gran aprecio amigo mío, y te deseo muchas felicidades en tu cumpleaños de hoy. Gracias por tus excelentes consejos y por representar a nuestro país tan dignamente en las lides de los escaques y los trebejos durante tu carrera como jugador. Hoy estas retirado pero la fuerza de tu juego y tu caballerosidad no se borran.

5 comentarios:

YEL dijo...

Pedro,

Muchas gracias tus felicitaciones, y palabras gentiles y cálidas. El aprecio es ciertamente recíproco, y muchas gracias por tu amistad.

Te agradezco este honor y distinción, a pesar de que personalmente no me gusta el “figureo” y no lo esperaba :-).

Abrazos.

Yuan

Rosannita dijo...

"Yuan fue enliao (por el Señor)". así le parodiaron el nombre a Yuan en mi primer retiro de evangelización a principio de los 90... A falta de Acróstico... Jejeje

Felicidades!

=D

Pedro Genaro dijo...

Rosannita, seguro te refieres a Yuan Fuei Liao, hermano de Yuan Eu. Ambos excelentes personas¡

YEL dijo...

Sí, es cierta la corrección de Pedro: Rosannita seguramente fue mi hermano menor Yuan Fuei a quien conociste en esa actividad.

Saludos y feliz año 2008.

Laura Yosiam dijo...

Lo que ennoblece al hombre no es la fama, la gloria, ni siquiera el mínimo reconocimiento. Lo que ennoblece al hombre es precisamente su económica presentación en contraste con la riqueza que siembra a su paso. Yuan Eu Liao, tres palabras demasiado fuertes en mi corazón, en el de Máximo, en el de Pedro. Yuan no cumple años nunca, nació sabio. Yuan no se hace sentir con pasión en ningún lado, se siente el peso de su presencia siempre, con amor verdadero, gran respeto y casi espiritualidad. No necesitas ser cristiano, querido Yuan, todos conocen a Dios a través de tus actos.