domingo, junio 08, 2008

"Lloldan me tiene jalto"


Aprovechando que estamos en medio de esta Serie Final de la NBA en la que se ha revivido la rivalidad de dos excelentes clubes de tradición ganadora, Los Lakers de Los Angeles y los Celtics de Boston, recuerdo la final de hace 10 años, la cual me dio la oportunidad de dejarle una enseñanza de vida a un gran amigo. Se iba a jugar el sexto juego de la final de la NBA de 1998 y los Chicago Bulls encabezados por Michael Jordan tenían el gran chance de atrapar el título ese día pues lideraban la serie 3-2, con el inconveniente de que jugaban en Utah (contra los Jazz de Karl Malone y John Stockton) y no en su propia cancha. Un grupo de amigos quedamos en ir a ver el juego en Steak House Cafe, y uno de ellos, a quien le tengo mucho aprecio y admiración porque es una persona EXCELENTE, me dijo algo que me dejó pensativo. Cuando le pregunté qué equipo era su favorito me dijo:

-"Utah por supuesto!".

No pude evitar que en mi cara se dibujara la sorpresa, así que como no perdía nada con preguntar le dije:

-"Pero ven acá hermano...si hemos seguido a Jordan desde que comenzó a jugar y siempre nos hemos sentido identificados con MJ, te puedo preguntar por qué razón te gusta ahora Utah?
-"Viejo, e' que Lloldan me tiene jalto, ejél que SIEMPRE gana, no pué ser...hay que darle el chance a otro!
-"Bueno, mi hermano...como te lo explico? Me parece raro tu cambio, pero más rara me parece la razón de por qué lo haces...es como si penalizaras la excelencia por solo existir...diache, la verdad es que no se me parece a tí ese razonamiento..."

El Juego comenzó y la verdad es que se puso MUY interesante con los Jazz aprovechando la ausencia momentánea de Scottie Pippen quien se lesionó la espalda. Pero Michael Jordan también elevó su juego y comenzó a meter la bola desde todas partes de la cancha: donqueando, tapeando, de media distancia de tres, aprovechando las faltas...de cualquier manera era p'adentro que iba, pero como dije la dupla de Utah, el cartero Malone y su fiel compañero Stockton no dejaban de golpear y faltando 41.9 minutos por jugar Stockton convirtió un tiro de tres para poner el juego 86-83. Jordan no estaba dispuesto a dejar que se le escapara la oportunidad de conseguir su sexto título de campeón de la liga, así que pidió el balón y en cosa de segundos hacía una penetración en la zona de la pintura y encestaba fácilmente para poner el juego 86-85. Cuando Utah saca el balón, se lo pasan a Karl Malone quien estaba defendido por Dennis Rodman y de la nada aparece Jordan y le da un "golopón" a la bola y se la roba. Los segundos comienzan a bajar y con 16 segundos por terminar el juego Jordan se toma su tiempo, se dirige hacia el canasto y de repente se para, dejando sorprendidos a todos, pero más a Byron Rusell quien estaba "gardeandolo" (defendiendolo) y no pudo parar a tiempo pues ya había comenzado su gestión defensiva.


Jordan con toda la naturalidad del mundo, como si jugara un 21 en la Liga Añeja del Mauricio Báez en Santo Domingo, se para...se eleva...TIIIIRA...Canastoooo!!! y en cosa de 33 segundos Jordan le ha dado la vuelta a la tortilla y ahora su equipo gana por un punto. No tuvieron que hacer mucho...solo defender contra un equipo de los Jazz que pareció desesperarse y decidió tirar de tres en vez de hacer una jugada sólida con 8 segundos para ganar el juego o buscando una falta para tratar de buscar al menos el punto del empate. Michael hizo con su juego único, preciso, apasionado...que Jerry Sloan y sus jugadores perdieran la paciencia. Esa era otra de las herramientas de Jordan y una vez más le dió resultado...Stockton falla un tiro de tres (!?) y los Bulls ganan la final en seis juegos, impulsados por los 45 puntos de MJ en este partido. Mientras Jordan aún tenía el puño en alto proclamando la victoria le pregunto a mi amigo:

-"Dime mi hermano, qué te pareció ese juego???".
-"La verdad es que tenías razón, no se puede criticar la búsqueda de la excelencia y Jordan la personifica!".

Respiré satisfecho, sabiendo que mi amigo había efectivamente captado el mensaje...pues si bien no me gusta fomentar el culto a las personas con características más allá de las que realmente poseen, sí me gusta resaltar el talento, el esfuerzo, la búsqueda de la excelencia y la buena voluntad entre otras cualidades.

Aquí un resumen de ese juego.

6 comentarios:

Oddy dijo...

Esto es todo lo que dice el video... We're sorry. This video is no longer available :)

Baakanit dijo...

Recuerdo bien esas finales y pensar que ya han pasado 10 años, a cualquiera le da miedo lo rápido que pasa el tiempo.

Siempre han querido comparar a Jordan con Kobe, pero viendo estas finales uno se da cuenta que ha Kobe le falta esa 'mala fe', ese deseo de derrotarte en la cancha que tenía Jordan. A Kobe parece que no lo respetan, ayer, en momentos cruciales el Ramanovich no le hacía llegar la bola. Con chicago no había una bola que no pasara por las manos de la culebra.
Realmente lo respetaban.

El pobre Byron Russell quedó hecho postalita dos veces por Jordan, esa cicatriz la llevará consigo toda su vida.

Saludos

El Mamey dijo...

Sin duda alguna, esa ha sido una de las finales que más he disfrutado y sufrido al mismo tiempo. Yo nunca estuve "jarto de Lloldan", pero a mí me mató el hecho de que mi jugador de baloncesto favorito de toda la vida es Karl Malone. (Lloldan no califica como jugador de baloncesto, ese tipo jugaba Meburlodelafísica-cesto).

Así las cosas, para mí fue terrible esa final y la del año anterior, con esos choques entre el fenómeno Jordan contra mi jugador favorito y su eterno Robin John Stokton, sin olvidar a Jeff Hornacek (el asesino de tres).

Sinceramente, esa final para mí fue terriblemente agridulce. Hasta ahora recordarlo me causa esa sensación de que perdí y gané, gané y perdí... Diablos... ¡qué fuerte!

E.B. dijo...

Los juegos de Chicago, o mejor dicho de Jordan y Pippen, segun recuerdo...jjeje, Las Finales entre las Aguilas y El Licey y Don Francisco... eran los puntos de encuentro por excelencia de la familia entera.

Recuerdo la adrenalina de esos juego que veía de Chicago...ufff
y con dos hermanos fanáticos aún más.

E.B.

Ginnette dijo...

Yo me acuerdo perfectamente de esa final. Y por compasión iba a Malone. Ay Stokton, pobrecito, lo veia tan chiquito.
Nunca me agradó mucho Jordan, pero era por el exceso de alabanzas de los comentaristas.
Un día le comentaba a un amigo: Y por qué el ya no se retira?
Y el me contesta, imaginate, si le están pagando por lo que le gusta, tu no harías lo mismo.
Pero LLoldan es un montro.

Pedro Genaro dijo...

Oddy, trata de nuevo, lo arreglé tan pronto ví tu comentario.

Baakanit, qué buen punto traes! Kobe ante los demás jugadores no tiene el aura de respeto que sí tenía Jordan, y además no cae bien entre los contrarios. Jordan tenía ese don de poder acabarte mientras te sonreía. Recuerdo a Magic Johnson comentando eso sobre Jordan en el partido de su regreso a las canchas contra los Bulls.

Mamey, muy buena esa jajaja!!! Meburlodelafisicacesto! Gran jugador Malone...the mailman always delivered!

Erika, esos juegos eran excelentes y yo viví esa época a plenitud!

Ginette, ese es mi punto precisamente...por qué mandarlo a retirar si el hombre estaba en su mejor momento? Y de hecho se retiró tres veces y al regresar la primera vez confirmó al mundo que su primer retiro fue muy prematuro y quizás debió quedarse jugando un par de años más con Chicago pero la verdad es que ese núcleo de jugadores se estaba desbandando y ya el equipo no iba a poder retenerlos. Ese era Jordan, si no tenía un equipo con el que pudiera alcanzar la excelencia prefería retirarse...y eso incluía mantener a Pippen y Phil Jackson con el equipo.